Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AN quiere juzgar a simpatizantes españoles de un Partido Kurdo que lucha contra el EI

Dos de los acusados, españoles y brigadistas, llegaron a combatir "en primera línea de fuego" contra el DAESH
El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha dado el primer paso para sentar en el banquillo a ocho miembros o simpatizantes del Partido Marxista Leninista-Reconstrucción Comunista --seis de ellos de nacionalidad española-- por formar parte supuestamente de un grupo criminal de apoyo en España al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PPK) el cual envió a dos de ellos al Kurdistán sirio para combatir contra el Estado Islámico (EI).
En el auto por el que se pone fin a la instrucción, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 les atribuye los delitos de pertenencia a organización criminal -para siete de los ocho-, tenencia de armas y de componentes para la elaboración de explosivos y captación, adoctrinamiento o adiestramiento para la incorporación de terceros a estructuras dependientes del PPK, que está en la lista de la UE de organizaciones terroristas.
Además, Velasco archiva la causa para otros ocho ya que, tras las investigaciones practicadas, su actuación "no constituye actividad delictiva punible, dado el ineficiente grado causal de su escasa contribución a la actividad ejecutada" por el grupo criminal, según detalla en el auto en el que acuerda la transformación en proceso abreviado.
Velasco explica cómo el investigado Roberto Vaquero Arribas, fundador, líder y secretario general de Reconstrucción Comunista, tomó la decisión de que otros dos de los miembros del grupo viajaran a la región siria de Rojava "sabiendo que iban a integrarse en milicias dependientes de la organización terrorista PKK-KCK y de que iban a recibir instrucción militar para entrar en combate contra la organización terrorista Estado Islámico".
El magistrado recalca que por su carisma y conocimiento en las artes marciales, el fundador del grupo se encargaba de seleccionar a los componentes del mismo y les obligaba a supervisar la obtención de armas y a portarlas junto con explosivos. Todo este material se guardaba en un habitáculo de máxima seguridad en la sede del partido en Madrid, donde se hallaron numerosos componentes usados para la confección de artefactos explosivos.
Otros dos miembros del grupo contra los que se dirige el procedimiento son los brigadistas Álvaro Fernández Ruiz y Pablo Díaz Ocampo, quienes viajaron a la región siria de Rojava desde Madrid el día de Navidad de 2014, previo paso por Alemania e Irak, donde recibieron instrucción militar para entrar en combate contra el Estado Islámico.
COMBATIERON MEDIO AÑO EN SIRIA
El escrito recoge que se habían integrado temporalmente en las llamadas YPG -organización paramilitar con presencia en el norte de Siria dependiente y subordinada del PKK-- y precisa que ambos participaron "activamente en los combates desde la primera línea de fuego" y regresaron seis meses después. En el caso de Díaz Ocampo, Velasco tiene en cuenta que ha colaborado con la Justicia, por lo que entiende que se le debe aplicar dicha atenuante.
El juez también acusa al alemán Philip-Alexander Höher por formar parte de esta estructura ayudando a los dos anteriores a viajar a Siria desde su país, donde hicieron una parada que aprovecharon para proveerse de contactos e infraestructuras. Al respecto el magistrado de lal Audiencia Nacional mantiene una orden europea de detención y entrega (OEDE) dictada contra este investigado pese a su denegación por las autoridades alemanas.
También se dirige el procedimiento contra el turco Nizamettin Gul por desempeñar en España actos de captación de voluntarios y de difusión de las actividades del PKK. En este caso le atribuye haber participado en "el mantenimiento y financiación" de los viajes de los dos españoles.
El auto, contra el que cabe recurso, da diez días de plazo a la Fiscalía y a las acusaciones para que formulen escrito de acusación solicitando la apertura de juicio oral o el sobreseimiento, si bien pueden pedir con carácter excepcional la práctica de diligencias.