Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV fija sus objetivos en la paz, un nuevo estatus político y la creación de empleo

Presidente del PNV, Iñigo Urkullucuatro.com

Contrapone su modelo al de una izquierda abertzale "monotemática" y a la "nefasta fórmula" de PSE y PP

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha anunciado que los tres objetivos principales con los que su partido acude a las elecciones generales del 20 de noviembre son la consolidación de una sociedad "sin violencia", un nuevo estatus político para Euskadi en 2015 y el empleo. El PNV ha contrapuesto su "modelo" con el de una izquierda abertzale "monotemática" que tiene un programa que "cabe en una sola línea", y con la "nefasta fórmula" de PSE y PP.
El líder del PNV ha participado en Vitoria en el acto de apertura de campaña de su partido, en el que ha estado acompañado por los cabezas de lista de este partido para el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka (Vizcaya), Emilio Olabarria (Álava) y Arantza Tapia (Guipúzcoa).
Urkullu ha iniciado su intervención refiriéndose a la aparición, en los últimos días, de pintadas a favor de ETA en las calles de varios municipios vascos. Tras criticar que estas pintadas "que agradecen a ETA su lucha, que dicen que es un ejemplo para la sociedad vasca", ha mostrar su deseo de no tener que volver a referirse a este asunto en lo sucesivo.
En este sentido, ha preguntado de qué ha sido "ejemplo" la banda armada: "¿De ver cómo una bomba reventaba a un ser humano?, ¿de convertir a cónyuges en viudas y a niños en huérfanos?, ¿ejemplo de amenazar a un concejal y tener a toda su familia sumida en el terror?", ha señalado.
En la misma línea, se ha preguntado si hay que agradecer a la organización terrorista "su balance de destrucción y odio" y haber matado "a centenares de personas".
El líder estózale ha preguntado a la izquierda abertzale si ése es "el modelo que reconoce como propio" y su "referente". "¿Esa es la base sobre las que pretende construir una nueva Euskadi?, ha insistido.
Además, ha advertido de que no se pretenda "relativizar este tipo de acciones con el argumento de la necesidad de válvulas de escape". Según ha indicado, "Euskadi no le debe gratitud a ETA", a la que ha recordado que tiene una "deuda" con el País Vasco por "la tragedia que ha causado".
El presidente del EBB ha explicado que su partido concurre a las elecciones con tres objetivos principales: la consecución de una Euskadi sin violencia, un nuevo estatus político para el País Vasco en 2015 --el proyecto 'Euskadi, nación europea'-- y el crecimiento económico y la creación de empleo.
Urkullu ha explicado que éste es "el modelo" del PNV, en el que se incluye "la no violencia". "Primero, paz por paz; y punto", ha subrayado, para apuntar que "no hay réditos para la violencia".
Víctimas
En segundo lugar, ha dicho que es necesario actuar con "talla humana", para lo que ha apostado por "demostrar la grandeza de los valores y principios de la democracia". "Demostremos nuestra talla respetando todos los derechos humanos, primando el reconocimiento y respeto a las víctimas, tejiendo la convivencia y concordia entre todos", ha añadido.
El presidente del PNV ha citado, en tercer lugar, la necesidad de tener "altura de miras". En su opinión, tras 75 años "de guerra, dictadura y terrorismo", hay que "poner el punto y final". Para ello, ha considerado que hay que actuar "juntos y desde gran altura".
Iñigo Urkullu ha apuntado que, si bien la paz es "una necesidad", ha destacado que el empleo supone "una prioridad". Según ha asegurado, "sólo el PNV tiene un modelo y un proyecto para impulsar la economía real y el empleo". Por el contrario, ha indicado que "el modelo alternativo" que encarna el acuerdo entre el PSE y el PP, en el que se sustenta el Gobierno vasco, "se ha demostrado nefasto".
Recortes
"El Gobierno López-Basagoiti nos ha endeudado más. No ha aplicado ni media política activa de empleo. Está recortando los servicios sociales", ha criticado. En su opinión, "la fórmula PSE-PP es más por menos". "Más deuda y más recortes; menos crecimiento y menos empleo", ha precisado.
El PNV, por el contrario, acude a los comicios, según ha asegurado, "mirando al futuro" con el programa "Euskadi puede". El dirigente jeltzale ha considerado que el País Vasco "puede crecer, puede progresar y puede crear empleo".
Para ello, ha recordado que el PNV plantea medidas para la industria, las pequeñas y medianas empresas, el comercio, los autónomos y para crear empleo. También hay propuestas destinadas a "garantizar" servicios públicos básicos en Educación, Sanidad y Servicios sociales, crear infraestructuras, establecer un sistema financiero "sólido y saneado y avanzar en participación, transparencia y solidaridad".
Defensa de derechos humanos
Por su parte, Josu Erkoreka ha subrayado que hay que "dejar atrás para siempre" la violencia y el terrorismo, todo ello "sin matices ni rodeos, con plena convicción democrática y la defensa de los derechos humanos".
También se ha comprometido a defender los intereses de Euskadi frente a la "vuelta al centralismo" y al "sano regionalismo" que, a su juicio, "se está preparando en España".
Erkoreka ha asegurado que "sólo el PNV va a defender la identidad y el autogobierno en Euskadi con firmeza y resultados en Madrid", ya que la antigua Batasuna "es monotemática" y todo su programa "cabe en una sola línea".
Olabarria, por su parte, ha lamentado que el PSOE y el PP traten de convertir en una "comparsa" al resto de formaciones que se presentan a los comicios, lo que supone una "perversión" del sistema electoral.
En el caso de Tapia, la candidata al Congreso por Guipúzcoa se ha referido a la coalición Amaiur, aunque sin citarla por su nombre, y le ha reprochado que pretenda "subir los impuestos" en Guipúzcoa "sin incentivo económico alguno" y sin ofrecer "garantías" para el mantenimiento del estado del bienestar.