Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo escrutinio confirma la victoria comunista en Moldavia

Manifestación en MoldaviaReuters
Tras días de conflictos, el Tribunal Constitucional, a petición del presidente moldavo, ordenó realizar un recuento de los votos de las elecciones parlamentarias del pasado 5 de abril como forma de mitigar las críticas de la oposición. Sin embargo, la repetición de los resultados unido a las denuncias de la oposición hacen presagiar que el recuento no dará por concluida la crisis política en Moldavia.
El recuento de los votos confirma la victoria del gobernante Partido de los Comunistas (PC), según ha anuncidado el secretario de la Comisión Electoral Central (CEC) de Moldavia, Iurie Ciocan. Además, estos datos son prácticamente iguales a los anteriores. "Los casos de diferencias de votos son tan insignificantes, que no modificarán los resultados anunciados anteriormente", ha afirmado Ciocan.
La oposición, que calificó de fraudulento el proceso electoral del 5 de abril, apuntó, antes de conocer los resultados, que el nuevo recuento no serviría de nada, por lo que se negó a participar en él. Denuncian que las principales irregularidades tuvieron que ver con las listas del censo, donde las autoridades habrían incluido ilegalmente los nombres de unos 400.000 electores ausentes.
Sólo dos días después de los comicios electorales se produjeron los primeros disturbios cuando un grupo de personas tomaron por asalto el Parlamento e intentaron penetrar en la sede de la Presidencia. Centenares de personas resultaron heridas. De ahí hasta que el presidente moldavo y líder el PC, Vladímir Voronin, pidiera el recuento se produjeron varios disturbios. A partir de entonces, aunque los incidentes se rebajaron casi totalmente, la oposición exige la libertad de los detenidos en los disturbios y el acceso a las listas del censo.