Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los escándalos no dan tregua a los británicos

Escándalo en Reino UnidoCNN+/Cuatro
La polémica de los gastos de los diputados británicos crece día a día. Según revela el diario inglés 'The Daily Telegraph', nueve ministros británicos pagaron a sus asesores fiscales con dinero público. Exactamente, El diario británico cifra la cantidad de dinero empleda en 11.000 libras (12.320 euros).
Entre los ministros que han recurrido al erario público para cubrir ese gasto, que se considera privado en el mundo de la empresa, figuran el de Hacienda, Alistair Darling, el de Exteriores, David Miliband y la titular del Interior, Jacqui Smith. Según fuentes laboristas, los ministros implicados no han violado, sin embargo, con su proceder las reglas sobre gastos parlamentarios.
El titular de Hacienda, Alistair Darling, ha afirmado haber pagado a un asesor para asegurarse de que pagaba al fisco "la cantidad exacta correspondiente a los gastos de su oficina", explicación similar a la ofrecida por otros de sus colegas.
El periódico conservador, que lleva más de dos semanas destapando escándalos de uso indebido de fondos públicos por parte de los parlamentarios británicos, informa también de que otros miembros del Gobierno reclamaron la devolución de dinero gastado en cámaras digitales y videograbadoras. La revelación por la prensa británica de los abusos del dinero público por parte de muchos diputados británicos ha tenido un efecto de terremoto político.
Los ciudadadanos, indignados
Los ciudadanos del Reino Unido, a los que se había hecho creer que tenían un Parlamento modélico, están indignados y muchos de ellos confiesan no saber a qué partido votar en las próximas elecciones ya que ninguno de los tres del Parlamento (laboristas, conservadores y liberales demócratas) está libre de pecado.
Por otro lado, la desaparición de datos íntimos como relaciones extra matrimoniales, consumo de drogas o el uso de prostitutas han puesto en jaque al Ejército británico, que al parecer "ha perdido" estos datos de cientos de militares de un cuartel de la Real Air Force (la Fuerza Aérea Real).
Temor al chantaje
Según revela la BBC, el Gobierno ha ocultado la desaparición de varios ficheros informáticos que contenían información sobre deudas, relaciones extraconyugales y abuso de drogas de miembros de las fuerzas armadas y el servicio de inteligencia del Reino Unido teme que esos archivos puedan ser usados por chantajistas.
Según el oficial que pasó la información a la BBC, el interrogatorio al que se somete a los militares es muy delicado ya que se les piden detalles sobre su vida sexual, si han tenido relaciones extramatrimoniales, si han frecuentado a prostitutas y otros detalles que, "de caer en manos indebidas, podría dejar totalmente expuestas a esas personas".