Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La epidemia del Sida da marcha atrás

Se trata de un dato esperanzador. Según ONUSIDA, las nuevas infecciones por el virus VIH han descendido un 17 por ciento en los últimos ocho años.
El descenso en el África Subsahariana, una de las regiones más afectadas, ha sido del 15 por ciento en ese periodo, de acuerdo con el informe presentado este martes por el Programa común de Naciones Unidas sobre el Sida. Eso supuso 400.000 infecciones menos en 2008 en esa región.
En 2008, un total de 33,4 millones de personas vivían con el virus del Sida, y ese mismo año se registraron 2,7 millones de nuevas infecciones, y dos millones de fallecimientos, según el informe.
También decrece en Asia

Las infecciones también decrecieron en otras regiones, como en el este de Asia (-25 por ciento) y el Sur y Sudeste de Asia (-10 por ciento).
En Europa del Este, después de darse un gran incremento de infecciones entre los usuarios de drogas por vía venosa, la epidemia se moderó considerablemente, pero hay algunos países donde la incidencia del Sida está volviendo a aumentar.
"La buena noticia es que tenemos pruebas de que el descenso que estamos viendo (en muchas regiones) sedebe, en parte, a la prevención contra el virus VIH", dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.
Estable en América Latina
La prevalencia de la epidemia de Sida en América Latina se mantiene estable a pesar de que ha habido un incremento de casos en los últimos ocho años, según el último informe mundial sobre el estado de la enfermedad.
En 2001, en la región vivían 1,6 millones de personas con el virus del sida, mientras en el 2008 esta cifra ha aumentado a 2 millones.
No obstante, los especialistas de ONUSIDA consideran que lo importante es que la prevalencia de la enfermedad en Latinoamérica sigue siendo del 0,6 por ciento, por lo afirman que la epidemia se mantiene estable.