Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susto y música en la campaña electoral americana

Sube Donald Trump al escenario en Reno, Nevada. Pero poco después de comenzar el discurso mira Trump al público. Algo va mal. Se oyen gritos. Suben agentes de seguridad y se llevan al candidato a la parte trasera. Mientras, alboroto y nerviosismo  en la sala. Los agentes reducen a un hombre. Dicen que lleva una pistola. El detenido es Austin Craits, republicano. Su única arma, un cartel contra Trump. Dice que “el candidato es peligroso para el país”.Apenas diez minutos después del susto, sube de nuevo Trump, sin miedo.  "Nadie dijo que iba a ser fácil", dice el candidato republicano. Hillary Clinton gana por poco en las encuestas. Lo que pierde poco a poco es la voz. Después de calarse en un mitin en Florida, afónica, llega a Filadelfia, en Pensilvania. Por suerte quien canta es otra mujer, Kate Perry. Frenética gira de los dos candidatos. Cada día, tres mítines como mínimo. El destino depende de las encuestas, pero se centran en los estados con indecisos y con muchos votos electorales.