Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Donald Trump, políticamente incorrecto y retóricamente agresivo

Donald Trump ha conseguido hacer llegar el mensaje de que los más desfavorecidos son los culpables de casi todos los males. Sus intervenciones han estado llenas de comentarios racistas, machistas, hirientes, que incluso han conseguido fracturar el partido republicano tanto, que ha estado solo en esta recta final. El republicano es políticamente incorrecto, retóricamente agresivo y siempre rodeado de escándalos de acoso sexual. Desde que empezó su carrera contra Ted Cruz para convertirse en el aspirante republicano, los insultos han formado parte de su discurso, descalificaciones a su contrincante, burlas y muy poco juego limpio. Se caracteriza por sus shows, como el de la convención republicana en el que no faltaron globos cayendo del techo, ni un podio en el que se exaltaba su figura. Más parecía aquello un carnaval que una candidatura. La baza de su campaña ha sido su cuestionada fortuna, dice que de 10.000 millones de dólares. En estos meses ha conseguido sumar enemigos con cada declaración racista que hacía pero también adeptos a favor de sus posturas nacionalistas y radicales. Su estilo directo y populista, muy alejado del tono de los políticos le ha conferido autenticidad a ojos del sector más desencantado de la derecha. Su eslogan "Hagamos a Estados Unidos grande otra vez", ha convencido a los electores americanos.