Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una campaña con sentimiento

Podemos ha introducido la emoción en la política y ahora los demás partidos están tratando de seguir su estrategia. Apelar a los sentimientos, al corazón del votante para ganar o recuperar votos. Pedro Sánchez invoca la "reserva emocional del PSOE", Rajoy reconoce su emoción al visitar un campo de alcachofas, Rivera se suma a la emoción de la música callejera... Cuando todos los argumentos se han repetido hasta la saciedad, parece que sólo los sentimientos pueden ser decisivos en la batalla por el último voto.