Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "No vamos a abdicar de nuestra responsabilidad de gobernar"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que "no vamos a abdicar de nuestra responsabilidad de gobernar" tras reivindicar haber sido "la única fuerza política que ha mejorado sus resultados" en el 26-J. El candidato popular a la Moncloa que llamará en primer lugar a los socialistas, ha apostado por encabezar un gobierno apoyado por una gran coalición, con el PP, el PSOE y Ciudadanos, con un programa de gobierno pactado para los próximos cuatro años, pero no se ha cerrado a encabezar otra fórmula porque "urge formar gobierno".

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que "no vamos a abdicar de nuestra responsabilidad de gobernar" tras su reivindicar el haber sido "la única fuerza política que ja mejorado sus resultados" en el 26-J. El candidato popular a la Moncloa que llamará en primer lugar a los socialistas, ha apostado por encabezar un gobierno apoyado por una gran coalición, con el PP, el PSOE y Ciudadanos, con un programa de gobierno pactado para los próximos cuatro años, pero no se ha cerrado a encabezar otra fórmula porque "urge formar gobierno".

"No vamos a abdicar de nuestra responsabilidad de gobernar. Me gustaría gobernar con apoyo suficiente y si no es posible, gobernaremos con los apoyos que nos han dado y con pactos puntuales", ha manifestado el presidente del Gobierno en funciones en una rueda de prensa en la sede del PP tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.

En esa comparecencia, Rajoy ha dejado claro que no contempla otra posibilidad que no pase por que él encabece el próximo gobierno, puesto que, según ha dicho, su partido ha mejorado resultados al contar ahora con casi ocho millones de votos y no cabe que quien ha perdido los comicios imponga sus decisiones.

Para corroborar estas tesis, el jefe del Ejecutivo ha destacado que el PP ha mejorado en casi 700.000 votos con respecto a diciembre y la distancia con la segunda fuerza, el PSOE, pasa de 1,7 millones a casi 2,5 millones. Es más, ha recalcado que el PP ha sido la primera fuerza en todas las comunidades salvo el País Vasco y Cataluña.

Se ha "avalado" la estrategia del PP

Ante este crecimiento de su formación en las urnas, Rajoy ha señalado que los votantes han "avalado" con sus apoyos la estrategia que desarrolló el PP tras el 20 de diciembre, ofreciendo al PSOE y Ciudadanos (C's) una gran coalición y huyendo de la "teatralización de la política" que, a su juicio, se ha producido en los últimos meses.

Rajoy ha señalado que ahora de nuevo se hacen "necesarias alianzas" porque hay un escenario político "fragmentado" y ha defendido otra vez su oferta de coalición a los socialistas y el partido naranja porque "comparten principios comunes" y "valores fundamentales" que unen a una "mayoría de españoles".

El presidente del Gobierno ha afirmado que los ciudadanos han vuelto a decir a los políticos lo que ya dijeron en diciembre: "dialoguen, hablen y pacten". Y el PP, ha proseguido, está "dispuesto" a hacerlo porque España necesita "ya" un gobierno con "sólido apoyo parlamentario", capaz de "generar confianza" dentro y fuera de España, acometer las reformas que todavía están pendientes y que aporte estabilidad al conjunto de Europa.

"Ofrezco mi mano a los partidos moderados"

Por eso, ha lanzado un mensaje de pacto a PSOE y Ciudadanos. "Hoy ofrezco mi mano a los partidos moderados para que todos hagamos juntos lo que nos están pidiendo los españoles. Mi mano ha estado tendida todo este tiempo", ha afirmado, para reiterar que su mano sigue tendida ahora para formar un gobierno que "garantice la estabilidad que España necesita".

Tras recordar que su Ejecutivo lleva en funciones desde el pasado mes de octubre y urge formar un nuevo Gobierno, ha recuperado sus cinco objetivos que ya presentó en su día a PSOE y C's y que son sus "prioridades" a la hora de entablar contactos con los demás partidos: la mejora de la recuperación económica y el empleo; afianzar el sostenimiento del Estado del Bienestar; mantener las políticas sociales y atender a los más vulnerables, mejorar la calidad de la educación; apostar por el fortalecimiento institucional y defender la unidad de España.

Espera altura de miras y generosidad

Rajoy ha insistido en que él debe tomar la iniciativa porque ha ganado "con claridad" y ha dicho que espera de sus rivales políticos "generosidad y altura de miras" para evitar que dentro de otros seis meses se está en una situación similar de bloqueo.

"Sería fundamental tener a finales de julio y primeros de agosto un gobierno porque los retos que tenemos por delante son muy importantes", ha manifestado, al tiempo que no ha querido pronunciarse ahora sobre si irá o no a una sesión de investidura alegando que ésa es una respuesta que debe dar al Rey en caso de que se lo encargue.

Después de que el PSOE haya anunciado que no se abstendrá para facilitar un gobierno del PP y si estaría dispuesto a dar un paso al lado en pos del acuerdo, Rajoy ha puesto en valor sus resultados y ha subrayado que si se marcha sería el primer dirigente de la historia que ganando unas elecciones, "los que no las ganan dicen que se vaya". "A ver si somos serios y entre todos nos comportamos democráticamente", ha apostillado.

Los contactos, a su vuelta de Bruselas

Dado que mañana viajará al Consejo Europeo que se celebra en Bruselas -con el 'Brexit' encima de la mesa--, el presidente del Gobierno ha señalado que cuando vuelva procurará tener un contacto con los demás líderes políticos, a los que dirá que su prioridad es "la misma" que tras el 20 de diciembre: formar ya gobierno estable que cuente con "apoyo parlamentario suficiente" y un programa de gobierno pactado para cuatro años para generar confianza.

De hecho, ha advertido a sus adversarios políticos que sería una "irresponsabilidad" provocar una situación como la de diciembre porque la gente "ha hablado" en las urnas y en democracia es "importante respetar" lo que dice la gente. A su juicio, sería "verdaderamente inaudito" que no se pudiera formar gobierno y fueran a unas terceras elecciones. "Sería una irresponsabilidad verdaderamente antológica", ha abundado

Preguntado si cuenta con algún dato para ser optimista y qué le hace pensar que no habrá bloqueo de nuevo tras decir el PSOE que no facilitará su investidura, Rajoy ha dicho que él confía en la "responsabilidad" de los dirigentes políticos porque si no se llegaría de nuevo a una situación "grotesca" en la que él no quiere pensar ahora. Así, ha defendido un Ejecutivo "estable" para cuatro años y con un programa de gobierno "acordado" porque eso "da mucha confianza. "Si no, habrá que gobernar pactando las cosas día a día", ha apostillado.

Abierto a "todas las fórmulas"

En cuanto a si está dispuesto a ofrecer la vicepresidencia a Pedro Sánchez o algún ministerio a Albert Rivera, Rajoy ha dicho que ahora no se trata de llegar y ofrecer cosas sino de ver la "disponibilidad que tienen el conjunto de las fuerzas políticas para construir" y formar un gobierno. En su opinión, sería "increíble" que eso no pueda hacerse y para conseguirlo ha dicho está "abierto a todas las fórmulas".

Después de que Rivera haya dicho hoy que "nunca hubo veto a Rajoy", el presidente del Gobierno ha quitado hierro a las críticas que durante la campaña le ha dirigido el presidente de Ciudadanos. "Aquí todo el mundo ha dicho cosas de todo el mundo y yo también de mis adversarios", ha asegurado, si bien ha dicho que no ha sido una campaña electoral "demasiado arisca paradójicamente" y que ahora se trata de hablar y "mirar al futuro".