Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las elecciones afganas se retrasan cuatro meses

Las elecciones afganas, convocadas para el próximo mes de mayo, han sido aplazadas para el mes de septiembre. El retraso en la celebración de las elecciones busca agradar a los países occidentales, que reclaman que se deje más tiempo para emprender una serie de reformas antes de que se celebraran las elecciones. El objetivo es evitar que se repita el fraude que empañó las elecciones presidenciales de 2009. Fuentes diplomáticas occidentales afirman que el retraso en la celebración de los comicios es que éstos se puedan celebrar de forma "más limpia".
Este cambio de fechas, además, elimina un potencial foco de conflictos entre el actual presidente del país, Hamid Karzai, y sus aliados occidentales días antes de la celebración de una conferencia internacional en Londres sobre el futuro de Afganistán.
El dirigente afgano antes citado afirma que la razón para retrasar las elecciones es la falta de unos 120 millones de dólares (en torno a 85 millones de euros) necesarios para sufragarlos, aunque niega que este hecho estuviera relacionado con las exigencias occidentales de que las autoridades del país acometan reformas.
Naciones Unidas guarda decenas de millones de dólares en una cuenta con el objetivo de pagar los procesos electorales afganos, aunque en ciertos círculos diplomáticos occidentales se afirma que no se deberían entregar esos fondos a las autoridades afganas antes de que éstas acometan las reformas políticas exigidas.