Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ejecución de Ashtiani ha sido aplazada, pero sigue siendo "inminente"

La ejecución de Ashtiani ha sido aplazada, pero sigue siendo "inminente"Cuatro/CNN+
Las autoridades iraníes han aplazado la ejecución de Sakineh Mohamadi Ashtiani, cuya muerte por ahorcamiento estaba prevista para este miércoles en la prisión de Tabriz (noroeste de Irán), pero la condena a muerte se mantiene y la amenaza "sigue siendo inminente", según ha informado el Comité Internacional contra la Lapidación.

La ONG, con sede en Alemania, ha asegurado este miércoles en su página de Internet que "las protestas internacionales han conseguido impedir la ejecución", pero el cumplimiento de la condena "sigue siendo inminente", por lo que pide "a la población que continúe con sus protestas, ejerciendo presión sobre los Gobiernos y sobre la República Islámica de Irán"
El Comité Internacional contra la Ejecución y el Comité Internacional contra la Lapidación informaron el pasado lunes de que las autoridades iraníes habían dado el visto bueno a la prisión de Tabriz para que se procediera este miércoles a su ejecución.
En un comunicado, ambas organizaciones recordaron que previamente habían advertido de que el expediente sobre el asesinato del marido de Ashtiani había desaparecido de la oficina del fiscal y de la de su abogado, Houtan Kian, "con el fin de imputarle falsos cargos de asesinato".
"Sajjad Ghaderzadeh, el hijo de la señora Ashtiani, y Houtan Kian, su abogado, han alertado varias veces del plan del régimen", añaden. "Con la detención del hijo y el abogado de la señora Ashtiani el 10 de octubre y la supresión de los derechos de visita de ella desde el 11 de agosto y después de la construcción de una nueva acusación en su contra, la Comisión de Derechos Humanos del régimen ha anunciado que 'Dada la existencia de pruebas, su culpabilidad queda confirmada'", indican.
Las dos ONG opinan que "el régimen ha creado un nuevo escenario para precipitar su ejecución". Aunque todavía no ha precisado cómo morirá Ashtiani, sin en la hora o lapidada.. Por ello, instan "a los organismos internacionales y a las personas de todo el mundo a luchar con todas sus fuerzas contra el asesinato de Sakineh Mohamad Ashtiani por parte del Estado".
Ashtiani, de 43 años y con dos hijos, fue condenada a muerte en la ciudad de Tabriz en dos juicio distintos celebrados en 2006. Al año siguiente, un tribunal de apelación cambió la primera condena, que establecía que debía ser ahorcada por su implicación en el asesinato de su marido, por diez años de cárcel.
La segunda sentencia, que le condena a morir lapidada, era por haber cometido adulterio con varios hombres, entre ellos el hombre condenado por el asesinato de su marido. En este caso, la sentencia fue confirmada por otro tribunal de apelación.
Desde el pasado julio, las autoridades iraníes han dicho varias veces que la condena de lapidación se mantenía, pese a las numerosas críticas de gobiernos y organizaciones pro Derechos Humanos. Sin embargo, el pasado 28 de septiembre el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní señaló que el proceso judicial no había terminado y que el veredicto final se anunciaría cuando acabase.
El Comité Internacional contra la Ejecución y el Comité Internacional contra la Lapidación concluyen su comunicado reclamando que Ashtiani, su hijo, su abogado y los dos periodistas alemanes que fueron detenidos este mes de octubre cuando intentaban entrevistar a Sajjad Ghaderzadeh sean liberados "inmediata e incondicionalmente".