Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El volumen de inversión de venture capital y private equity creció un 3% en 2016, hasta los 2.992 millones

El volumen de inversión de la actividad de venture capital y private equity creció un 3% en el ejercicio 2016, hasta los 2.992 millones de euros, en un total de 584 inversiones, según las primeras estimaciones de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri).
Ascri apunta que el segundo semestre del ejercicio se caracterizó por los grandes acuerdos de inversión, al cerrarse 7 grandes operaciones que concentraron el 47% del volumen total invertido.
Los operadores internacionales destacaron por su fuerte empuje, tras acaparar un volumen de inversión de 1.988 millones de euros, lo que supone el 66% del total invertido, en 62 inversiones. Esta cifra de volumen supone un incremento del 17% respecto al registrado en 2015.
Por su parte, los operadores nacionales privados invirtieron 931 millones de euros --el 31% del total invertido-- en 420 inversiones, mientras que los operadores nacionales públicos fueron responsables del 2,5% del volumen invertido (74 millones de euros) en 102 inversiones.
ACTIVIDAD EN EL MIDDLE MARKET
Las previsiones de Ascri apuntan a una gran actividad en el 'Middle Market' (operaciones entre 10 millones de euros y 100 millones), con 1.132 millones de euros en 43 inversiones, aunque haya registrado cierto retroceso en volumen y número de inversiones, dado que en 2015 se invirtieron en este segmento 1.638 millones en 57 inversiones.
El 88,4% del número total de inversiones recibió menos de 5 millones de euros por inversión, "confirmando otro año más que el capital privado financia principalmente a las pymes españolas".
El venture capital también continúa evolucionando a buen ritmo, con un volumen que alcanzó el pasado año los 385 millones de euros en 436 inversiones. Mientras en 2015 el peso inversor de los operadores internacionales en venture capital supuso el 63% del volumen total invertido, el pasado año la actividad de estos actores prácticamente se igualó con la de los operadores nacionales privados (56% y 42%, respectivamente).
Por sectores, el informático fue el que más inversión de venture capital recibió, tanto por volumen (278,1 millones de euros) como por número de inversiones (258).
En el conjunto del venture capital y del private equity español, los sectores que más volumen de inversión recibieron fueron Otros servicios (30%), Informática (12%) y Productos de consumo (11%). Por número de inversiones destacaron Informática (263 operaciones), Productos y Servicios Industriales (49) y Medicina/Salud (43).
NUEVOS FONDOS
En cuanto a la captación de nuevos fondos para invertir, los operadores nacionales privados levantaron 2.234 millones de euros, lo que supone un 52% más que en el año 2015. "Este dato indica el buen ritmo del fundraising iniciado en 2014, y asegura la actividad inversora para los próximos años", señala Ascri.
También cobraron importancia los fondos de fondos públicos Innvierte (gestionado por CDTI) y FOND-ICO Global (gestionado por Axis) y destacaron los cierres de los nuevos vehículos de private equity de Nazca Capital, Abac Capital, MCH Private Equity, Realza Capital, Alantra o Meridia Capital. Respecto a Venture Capital, sobresalieron los cierres de Ysios Capital Partners, Aurica Capital Desarrollo, Columbus Venture Capital, Kibo Ventures, KFund, Swanlaab Venture Factory, Samaipata Ventures o Inveready Technology Investment Group.
Los datos de Ascri muestran que, tras alcanzar cifras récord en 2014 y 2015, el volumen de desinversión registró el pasado año un total de 1.876 millones de euros a precio de coste en 352 operaciones, un 60% menos que en 2015.
Esta caída se explica por la gran actividad desinversora que tuvo lugar en los dos últimos años, tras un período (2008-2013) de escasas salidas. El mecanismo de desinversión más utilizado en función del volumen fue la 'Venta a terceros' (48,8%), seguido de la 'Venta en Bolsa' (17,6%) y la 'Venta a otra Entidad de Capital Riesgo' o 'Secondary Buy Out -SBO' (15,2%).