Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tráfico de las autopistas quebradas se dispara hasta un 16% a cierre de noviembre

Crecen por encima de la media de toda la red
El tráfico de las ocho autopistas en quiebra y que finalmente tendrá que asumir el Estado creció una media del 7,4% hasta el pasado mes de noviembre, si bien alguna de las vías se apuntaron incrementos superiores, de hasta un 16%.
El conjunto de estas autopistas contabilizó un promedio de 7.127 vehículos al día entre enero y noviembre, lo que supone alrededor de unos 500 usuarios diarios más que en el mismo periodo de 2015.
El incremento del tráfico de las vías en riesgo de liquidación fue así superior al crecimiento medio del 5,8% que experimentó el conjunto de la red de pago, que suma de 2.550 kilómetros. Las autopistas en quiebra suponen unos 478 kilómetros de longitud, con lo que representan una quinta parte (el 18%) del total.
De esta forma, estas infraestructuras continúan recuperando parte del tráfico que perdieron durante la crisis, en la que sus tráficos se desplomaron alrededor de un 35%.
La radial R-5 Madrid-Navalcarnero, una de las que el Ministerio de Fomento tiene que asumir antes de julio de 2017, es la que más creció. En concreto, entre enero y noviembre registró unos 8.000 vehículos al día, un 16,1% más que hasta noviembre de 2015.
Después se sitúa la AP-41 Madrid-Toledo, que elevó un 10,2% el número de usuarios, si bien es la que menos tiene en términos absolutos, con sólo 859 vehículos al día.
También elevó un 10% el número de usuarios la Cartagena-Vera, con unos 3.399 vehículos al día, mientras que otras dos radiales de Madrid, la R-2 y la R-4, lo elevaron un 7,3% y 7,1%, respectivamente, de forma que sumaron 4.919 y 5.157 usuarios en cada caso.
Asimismo, la M-12, la autopista que conecta Madrid con el aeropuerto de Barajas, contabilizó 20.712 vehículos al día, un 5,7% más, y la R-3, otra de las dos vías que Fomento ya ha convenido en quedarse, unos 11.056 (+5,2%).
Por su parte, la AP-36 Ocaña-La Roda, sobre la que la Audiencia Provincial de Madrid acaba de dictar liquidación en firme, es la que menos creció, un 3,09%, dado que registró unos 3.001 usuarios al día.
EL TRÁFICO, UNA DE LAS CAUSAS DE SU QUIEBRA.
Estas autopistas mantienen así la senda de recuperación del tráfico mientras el Ministerio de Fomento ya ha asumido que tendrá que irse quedando con las vías a medida que los jueces vayan dictando la liquidación de sus actuales sociedades concesionarias.
La caída de tráfico que registraron durante la crisis, junto con el sobrecoste que afrontaron por las expropiaciones de los terrenos sobre las que se construyeron, constituyen las principales causas de la quiebra de estas vías, que comenzaron a declarase en concurso de acreedores desde 2012.
No obstante, pese a la recuperación, están aún lejos de los volúmenes máximos de usuarios que registraron en los años 2007 y 2008, de entre 11.000 y 16.000 vehículos en el caso de las cuatro radiales, y de 2.861 en el de la Madrid-Toledo.