Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La luz vuelve a subir: un 3,1% en octubre

La subasta entre comercializadoras de último recurso se ha cerrado con una subida del 7,6% en el precio base de la electricidad para el cuarto trimestre. El subidón, el cuarto en solo un año, se trasladará a la factura del consumidor que verá cómo su factura de luz aumentará un 3,1%, a partir del próximo mes de octubre, según fuentes del mercado.

Este aumento es el cuarto incremento del recibo eléctrico en lo que va de año:  Un 3% en enero, un  1,2% en julio y del 3,2% en agosto, y con una única pero significativa bajada, del 6%, en abril.
La tarifa eléctrica para los españoles ha aumentado un 8% desde enero de 2012, sin contar esta última del próximo mes de octubre.
El aumento en la tarifa responde a las subastas eléctrica que sirven para fijar el coste de la energía dentro de la TUR y tienen un peso algo inferior al 50% sobre la tarifa final.
La otra parte del recibo la determina el Gobierno y recoge los costes regulados del sistema eléctrico, conocidos como peajes. En esta ocasión, el Ejecutivo ha decidido congelarlos.
No obstante, a la cifra de la subasta será necesario añadirle los sobrecostes por 'apuntamiento' y servicios de ajuste. Los primeros contrarrestan la dispersión de precios en las distintas horas del trimestre, mientras que los segundos incluyen partidas como los pagos por capacidad o el decreto del carbón, que se cargan sobre el precio del mercado, pese a su carácter regulado.
Estos sobrecostes se calculan con respecto a unos indicadores que se definen en el mismo trimestre del ejercicio anterior y que se aplican a un año vista.
El 'apuntamiento' encareció un 2% el precio de la subasta del tercer trimestre, pero ahora lo hará en un 6%, mientras que los servicios de ajuste pasarán de 3,7 euros por MWh a 6,9 euros por MWh.
UNA PARADOJA
Este cálculo, indican las fuentes, es orientativo, pero es una muestra de la paradoja que previsiblemente se producirá mañana, cuando la tarifa se encarezca a pesar de que el mercado de la electricidad mantiene los precios y de que el Gobierno anuncia una congelación de peajes.
Frente al coste de la energía fruto de las subastas, cuyo peso sobre el recibo final es inferior al 50%, la otra parte del recibo la determina el Gobierno y recoge los costes regulados del sistema eléctrico, conocidos como peajes, entre los que figuran las retribuciones al transporte y la distribución, las primas a las renovables, los sobrecostes extrapeninsulares o los costes financieros de la deuda eléctrica.
Soria reiteró ayer que el Ejecutivo "no tiene intención" de modificar los peajes eléctricos en la revisión de la tarifa de la luz de octubre, con lo que cualquier subida o bajada en el recibo dependerá exclusivamente de la subasta de mañana.