Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos defienden que ir en contra del CETA no es ir en contra de la globalización

CC.OO. y UGT han defendido este lunes que ir en contra del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA) no significa ir en contra de la globalización ni de los grandes acuerdos, mientras que han asegurado que dicho acuerdo ha sido negociado con "oscurantismos" y "atenta" contra la soberanía de España.
A las puertas de la sede del PSOE, donde se han reunido este lunes las ejecutivas del partido socialista y de ambos sindicatos, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que el CETA "se está intentando pasar con clandestinidad" y que no puede aprobarse sin un debate previo en el Congreso de los Diputados y entre la propia sociedad. "Me da un poco de pena escuchar a algunos políticos hablar de las bondades del CETA y que luego no lo quieran debatir", ha subrayado.
"El CETA es un tratado con el que perdemos soberanía y se le cede a entidades privadas. Huye de que continúe mandando la soberanía pública. Hay cuestiones que tienen que ver con los propios derechos laborales y deberían tratarse a fondo y si no se tratan, es porque nos están engañando como siempre, sin dar la oportunidad a la ciudadanía de que pueda hablar", ha agregado.
Sobre la posible abstención que mantendrá el partido liderado por Pedro Sánchez este jueves en la votación del tratado el Congreso de los Diputados, Álvarez ha explicado que no le parece insuficiente la posición del grupo socialista y que gracias a él se está hablando del CETA de la manera que se está haciendo.
Por su parte, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha insistido en que el acuerdo entre la UE y Canadá no merece más que "rechazo" porque se ha negociado "sin informar a la ciudadanía" y sin debatirlo "en buena parte" de los países que integran el tratado. "Que yo sepa, tan solo el Parlamento alemán ha tenido información puntual", ha indicado.
"El CETA busca favorecer a las multinacionales y va en contra de lo que es el ordenamiento jurídico de nuestro país. Hay un tratamiento de las legislaciones laborales que puede abundar en un deterioro aún mayor del ya producido en España en las relaciones de trabajo", ha recalcado.
Finalmente, Fernández Toxo ha destacado, al igual que su homólogo en UGT, que votar en contra del tratado no es ir en contra del libre comercio "como algunos dicen".
Por otro lado, la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, una vez finalizada la reunión entre las tres ejecutivas en Ferraz, ha expresado que le parece "positiva" la postura que ha adoptado el PSOE ante el tratado y que de no haberlo hecho, "nadie estaría hablando de él". "Al menos ahora se están exponiendo y debatiendo claramente nuestras posturas", ha apuntado.
Antoñanzas, junto al portavoz y secretario confederal de comunicación y organización de CC.OO., Fernando Lezcano, ha manifestado también que los sindicatos ya han expuesto su posición contraria al CETA, pero que ellos no están dentro del Parlamento y que ahora es el PSOE quien debe, "libremente", votar en contra o abstenerse. "Nuestra postura es clara. Ahora es la ejecutiva del partido la que debe tomar la decisión", han subrayado.