Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector de recobro creció un 10% en 2016, hasta los 700 millones de euros, según Informa D&B

La tasa de variación alcanza dos dígitos por tercer año consecutivo
El volumen de facturación del sector de recobro en España aumentó un 10,2% en 2016, hasta los 700 millones de euros, lo que supone un crecimiento de más de dos dígitos por tercer año consecutivo, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa D&B.
El informe apunta que la cartera de deuda impagada gestionada por empresas especializadas también registró una tasa de variación superior al 10%, en lo que considera "un escenario de crecimiento de la actividad económica, del empleo y de las tasas de recuperación".
De esta manera, el volumen gestionado por la compraventa de carteras de deuda alcanzó los 195.000 millones de euros (+11%); mientras que el volumen de recuperación de deudas se situó en los 16.500 millones de euros (+8,5%).
Según Informa D&B, estos datos responden al mayor número de operaciones de compraventa de carteras de deuda (alrededor de 50 por valor de 17.400 millones) y a la externalización de su gestión, una tendencia que continuará a corto plazo.
Asimismo, apunta que la estructura de la oferta presenta una creciente concentración, de manera que las diez primeras empresas del sector reunieron en 2016 algo más de la mitad del mercado (50,8%) y las cinco primeras concentraron el 37,4%.
SE REDUCE LA MOROSIDAD
Por otra parte, el estudio identifica una "significativa mejora" de los principales indicadores de morosidad de empresas y particulares. Así, la tasa de créditos de dudoso cobro de las entidades financieras se redujo hasta el 9,1% en 2016, lo que supone que alcanzó una cifra menor al 10% por primera vez en cinco años.
Las previsiones apuntan a que la mayor calidad de las carteras de deuda impulsará el volumen recuperado a corto plazo, lo que incidirá positivamente en la facturación sectorial. Además, la cartera de deuda gestionada registrará un aumento de hasta el 9% anual en el periodo 2017-2018, hasta los 230.000 millones de euros.