Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los máximos responsables de Deutsche Bank y Commerzbank intentan tranquilizar a los mercados

Cryan señala que hay "algunas fuerzas en los mercados" que pretenden minar la confianza en el Deutsche Bank"
El consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan y el presidente de Commerzbank, Martin Zielke, los responsables de las dos principales entidades financieras de Alemania, están tratando de contener el descalabro bursátil que están experimentando ambos bancos tras la reducción de plantilla anunciada por Commerzbank y las informaciones que apuntan a que varios fondos de inversión están reduciendo su exposición al Deutsche Bank por el temor a un rescate.
En un comunicado, Cryan acusó a "algunas fuerzas de los mercados" de intentar mermar la confianza en el banco y ofrecer una percepción distorsionada de este, mientras que Zielke defendió la reestructuración de Commerzbank, ya que la considera "necesaria" para incrementar la rentabilidad del banco.
"Es nuestro deber evitar la percepción distorsionada que está interrumpiendo nuestro trabajo diario. La confianza es el fundamento de la banca y hay algunas fuerzas en los mercados que están intentando dañar esta confianza", aseguró el consejero delegado de Deutsche Bank, que lamentó que los "continuos rumores" hayan provocado que las acciones del banco hayan caído hasta sus mínimos históricos, incluso por debajo del nivel de los 10 euros.
Asimismo, Cryan restó importancia a las informaciones que apuntan a que algunos fondos de capital riesgo han reducido su exposición al Deutsche Bank ante los temores de un rescate, y que provocaron caídas cercanas al 7% del banco este jueves en Wall Street, ya que, en su opinión, están causando preocupaciones "injustificadas". "Hay que tener una visión más amplia, Deutsche Bank tiene más de 20 millones de clientes", agregó.
El consejero delegado, además, subrayó que la incertidumbre que está generando la multa de 14.000 millones de dólares que proponen las autoridades de EEUU, "no explica" las presiones que está sufriendo el precio de las acciones "si se tienen en cuenta los acuerdos alcanzados por otros bancos", en referencia a una batalla legal relacionada con las hipotecas basura que Goldman Sachs resolvió por 5.000 millones de dólares, cuando la Justicia norteamericana le reclamaba inicialmente 15.000 millones de dolares.
Asimismo, Cryan defendió que la entidad cumple "con todos los requisitos de capital actuales" y que la reestructuración de la entidad va por "buen camino", ya que la venta de Abbey Life se completó esta misma semana por 1.085 millones de euros y la venta de la participación en la entidad china Hua Xia Bank "finalizará en breve", lo que mejorará "aún más" la ratio de capital de la entidad.
Además, indicó que la entidad ha reducido "significativamente" su riesgo de crédito en los últimos años y que las reservas de liquidez ascienden a 215.000 millones de euros, y resaltó los 1.000 millones de euros de beneficio antes de impuestos registrado en el primer semestre de 2016.
COMMERZBANK CONSIDERA "NECESARIO" EL RECORTE DE PLANTILLA
Por su parte, Zielke defendió que el recorte aproximado del 20% de en la plantilla de Commerzbank, 9.600 empleos, y el cese en el pago del dividendo son decisiones "necesarias" para incrementar la rentabilidad del segundo banco de Alemania en un entorno de bajos tipos de interés.
"Recortar empleos es un proceso doloroso para el banco y para cada afectado, pero es necesario para que el banco encaje en el futuro. A pesar de que Commerzbank es estable, no es lo suficientemente rentable", aseguró durante la presentación del plan de reestructuración de la entidad.
No obstante, el banco creará 2.300 nuevos puestos de trabajo en áreas en crecimiento, por lo que la cifra neta de reducción de puestos de trabajo desciende a 7.300.
Por otro lado, Zielke explicó que la decisión de reducir a dos, desde cuatro, las unidades de negocio de la entidad, una dedicada a clientes corporativos y otra al negocio minorista, también responde a incrementar la rentabilidad.
"Nos estamos centrando en las áreas donde aportamos valor añadido para nuestros clientes para diferenciarnos de la competencia y estamos abandonando los negocios donde vemos que no tenemos futuro", apostilló.
De cara a 2020, el banco alemán prevé incrementar su rentabilidad concentrándose en sus negocios clave, digitalizando el 80% de los procesos relevantes y mejorando su eficiencia. El proceso supondrá un gasto de 700 millones de euros en las cuentas del tercer trimestre, lo que llevará a la entidad a registrar pérdidas en este periodo.
Bajo el nuevo plan, cuyo coste es de 1.100 millones de euros, el banco espera que su ratio de capital básico CET1 supere el 12% en 2018 y se sitúe por encima del 13%.
Tras las declaraciones de las cabezas visibles de ambas entidades, las acciones de Deutsche Bank se revalorizaban un 0,98% en la Bolsa de Fráncfort, hasta 10,35 dólares, mientras que las de Commerzbank no conseguían remontar y se desplomaban un 5,18%, hasta el nivel de los 5,41 euros.