Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rescate de Monte dei Paschi costará 6.600 millones a los contribuyentes

La suma total asciende a 8.800 millones de euros, según la normativa comunitaria
El rescate de Banca Monte dei Paschi di Siena costará un total de 6.600 millones de euros al Estado, mientras que los 2.200 millones de euros restantes que necesita el banco toscano para cumplir con los requerimientos de capital del Banco Central Europeo (BCE) serán asumidos por inversores institucionales.
Así lo explica Banca d'Italia en un documento en el que confirma que el coste total de recapitalización del banco más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes datan de 1472, asciende hasta 8.800 millones de euros.
En concreto, la entidad dirigida por Marco Morelli necesitaría en un escenario adverso 6.300 millones de euros para alcanzar una ratio de capital básico (CET1) del 8%, frente al -2,44% que obtuvo en los últimos test de estrés de la EBA, más 2.500 millones de euros adicionales para conseguir una ratio de capital total (TCR) del 11,5%.
No obstante, bajo las nuevas reglas 'bail-in' de la UE, los acreedores de la entidad tienen que asumir parte de las pérdidas, por lo que el coste inmediato que asumirán los contribuyentes será de 4.600 millones de euros, a los que se deben sumar 2.000 millones que Roma destinará a cubrir las pérdidas de los 'preferentistas' de Monte dei Paschi.
El rescate estatal se acoge a la normativa comunitaria de "recapitalización cautelar", que tiene por objetivo remediar una perturbación severa en la economía de un Estado Miembro y preservar su estabilidad financiera.
Bajo esta norma, una entidad bancaria puede solicitar al Estado el capital necesario para cubrir sus carencias ante un escenario económico potencialmente negativo. En el caso de Monte dei Paschi, esta cantidad asciende hasta 8.800 millones de euros, según el BCE, que se basa en los resultados de los test de estrés elaborados por la EBA en julio de 2016.
CANJE DE PREFERENTES
El plan de rescate propuesto por el Ejecutivo de Paolo Gentiloni, dotado con 20.000 millones de euros, contempla compensar a los inversores minoritarios de los bancos del país transalpino con el canje de las acciones preferentes por deuda de la mayor calidad.
En el caso de Monte dei Paschi, la deuda en mano de los inversores minoristas suma 2.000 millones de euros, que en un primer momento se verán convertidos en nuevas acciones del banco, que posteriormente recomprará el Estado a cambio de deuda 'senior' del banco.
En este sentido, el banco central italiano explica que si una entidad vende deuda 'junior' o subordinada a inversores minoritarios sin cumplir con las reglas de transparencia pertinentes, el principio de prelación de la normativa 'bail-in' varía.
Por lo tanto, Italia asumirá 6.600 millones de euros del rescate, mientras que los 2.200 millones de euros restantes deberán ser asumidos por los inversores institucionales de la entidad, que verán diluida su participación en el capital.
La suma total del rescate supera ampliamente los 5.000 millones de euros requeridos en la fallida ampliación de capital de la entidad, puesto que esta operación tenía por objetivo que Monte dei Paschi se desprendiese de su elevado nivel de activos tóxicos y que pudiese hacer frente a futuros impagos para reducir "drásticamente" el riesgo crediticio del banco.
Bajo los términos de la ampliación de capital, 3.000 millones de euros estaban destinados a cubrir las pérdidas por la venta de los activos tóxicos, mientras que los otros 2.000 se destinarían a elevar la ratio de cobertura del banco ante préstamos morosos.