Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la vivienda cierra 2016 con un incremento del 1,7%, según Tinsa

El precio medio de la vivienda terminada (nueva y usada) ha finalizado 2016 con un crecimiento del 1,7% respecto a diciembre de 2015, según el Índice de Mercados Inmobiliarios Españoles (IMIE) de Tinsa, que elabora la estadística a partir de las valoraciones de vivienda realizadas por la tasadora.
Tinsa indica que el incremento del 1,7% es más acentuado que el que venía registrándose en los últimos meses, debido fundamentalmente al descenso atípico que el índice experimentó en diciembre del año pasado. A pesar del aumento en 2016, el ajuste del precio de la vivienda acumulado desde los máximos alcanzados en 2007 se sitúa en el 41,2%.
Las islas, con una revalorización internaual del 2,8%, y las capitales y grandes ciudades, con una subida de los precios del 2,4%, fueron las zonas con mejor comportamiento de precios en el último mes del año en tasa interanual.
Junto a las islas y grandes capitales, destaca la evolución de las localidades más pequeñas, agrupadas en restos de municipios, donde los precios aumentaron en 2016 un 2%. Por el contrario, el área más castigada en el último año ha sido la costa mediterránea, donde el valor medio ha sufrido un descenso del 1,3% el pasado año.
En cambio, la situación se ha mantenido estable en las áreas metropolitanas, que han experimentado un leve crecimiento del 0,6% interanual al cierre de 2016.
Desde los máximos registrados en 2007, el precio medio de la vivienda en España acumula una caída del 41,3%. Las zonas donde menos se han ajustado los precios han sido Baleares y Canarias, con un descenso del 30,7%, y el grupo de resto de municipios, con una caída del 37%.
Por su parte, la costa mediterránea sigue liderando las caídas, con un descenso acumulado desde 2007 del 48,7%, seguida de áreas metropolitanas (-44,7%) y capitales y grandes ciudades (-44,1%).