Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La patronal del vino lamenta la subida de impuestos al alcohol que afecta al vermut o vinos de Jerez

Alerta de que ocasionará daños a un sector formado principalmente por pymes
La Federación Española del Vino (FEV) ha manifestado su total "desacuerdo" ante la decisión adoptada por el Consejo de Ministros de subir un 5% el impuesto especial para los productos intermedios, que afectaría, entre otros, a productos emblemáticos y generadores de empleo como son los vinos de Jerez, el vermut o los de Montilla-Moriles, entre otros, según ha informado en un comunicado.
"No se puede pretender reducir el déficit presupuestario de un Estado atacando a sectores y productos concretos, como ha ocurrido con el caso de los denominados productos intermedios", ha indicado el secretario general de la FEV, Pau Roca.
Además, ha destacado que la recaudación que se pueda obtener de este incremento es "mínima" en comparación con el daño que puede ocasionar a un sector formado principalmente por pequeñas y medianas empresas y muy vinculado al territorio.
La Federación de Bodegas de Marco de Jerez (Fedejerez) y la Asociación Española de Elaboradores y Distribuidores de Vermouth, Bitter-Soda y aperitivos (ANEV), ambos socios de la FEV, han criticado una medida que consideran "inoportuna e injusta" y que además es "incongruente" con la estrategia manifestada por el Gobierno de aumentar la recaudacion sin tocar los impuestos.
Para el secretario general de la FEV, con esta medida se están asimilando determinados tipos de vino, como los de licor o los aromatizados, a otro tipo de bebidas cuando en realidad son otro tipo de vino y, como tal, deberían estar sometidos a las mismas reglas del juego.
Roca ha insistido en que la medida aprobada sí afecta al sector del vino, porque los productos intermedios forman parte de la familia de productos vínicos.
"Creemos que esta situación es muy injusta, porque crea un agravio comparativo que perjudica gravemente a unos tipos de vino característicos de España, además de ser ineficiente en su propósito y atacar directamente, no solo al consumidor, sino a un grupo de empresas cuya aportación y contribución a la recuperación economica es muy importante", ha recalcadó.