Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La morosidad de la banca sube en abril hasta el 8,85%

La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas a particulares y empresas se ha incrementado en abril hasta el 8,85%, frente al 8,827% registrado en el mes anterior, y se sitúa en niveles cercanos a los presentados en abril de 2012, cuando la mora se situaba en el 8,7%.
Esta cifra incluye el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que desde enero de 2014 han dejado de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito.
El total de créditos dudosos ha caído hasta los 111.656 millones de euros, experimentando su quinta bajada consecutiva, según los datos provisionales hechos públicos este martes por el Banco de España.
El crédito total del sector, por su parte, se ha reducido un 0,38% en abril en relación con marzo, hasta los 1,261 billones de euros, mientras que en términos internanuales se ha reducido un 2,14%.
De este modo, la tasa ha bajado 4,75 puntos porcentuales respecto al máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se colocó en el 13,6%.
Sin incluir los cambios metodológicos, la ratio de morosidad se situaría también en el 8,85%, puesto que el saldo de crédito se reduciría hasta los 1,261 billones de euros al excluirse el crédito de EFC.
En abril, las entidades financieras redujeron hasta los 65.444 millones de euros las provisiones, 554 millones menos que el mes anterior. Un año antes, este 'colchón' se situaba en 75.429 millones de euros.
LA MOROSIDAD CONTINÚA ESTANCADA
En opinión del analista de XTB Javier Urones, la morosidad bancaria "continúa su estancamiento por debajo del 9%" y el crédito a la construcción y al promotor continúan siendo los segmentos con mayor tasa, ambos por encima del 24%, aunque en términos interanuales su descenso haya sido de cerca del 10%. La morosidad hipotecaria, por su parte, roza el 5%.
"A nivel empresarial, todos los ojos se han posado en Banco Santander que, tras su compra de Banco Popular, ha visto cómo su tasa de morosidad se elevaba, más aún al revisar al alza la del Popular desde el 14,9% publicado, a casi el 20% tras el ajuste realizado por la entidad cántabra", ha indicado el experto.
En opinión del analista, la morosidad y el estrechamiento de los márgenes financieros son, a día de hoy, "los dos principales miedos" del sistema financiero. "Por delante nos quedan los meses de verano, donde la baja actividad empresarial puede provocar que la caída general en la tasa de morosidad se paralice durante un tiempo", ha advertido.