Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La libra cae a mínimos de dos semanas y la Bolsa de Londres marca un nuevo récord

Las encuestas que apuntan a una sensible reducción de la ventaja que hasta ahora mantenía el partido conservador sobre el laborista de cara a las elecciones del próximo 8 de junio ha provocado una fuerte depreciación de la libra esterlina, que caía hasta su nivel más bajo frente al dólar en las dos últimas semanas, mientras que el índice Ftse 100 de la Bolsa de Londres escalaba a un nuevo máximo histórico por encima de 7.500 puntos.
En concreto, el cambio de la libra esterlina frente al 'billete verde' se debilitaba hasta los 1,2856 dólares desde los 1,2939 dólares del cierre del jueves, lo que supone su peor cruce desde el pasado 12 de mayo.
Por el contrario, el índice Ftse 100 se desmarcaba de los titubeos del resto de plazas del Viejo Continente para subir más de un 0,2% y alcanzar un nuevo máximo histórico intradía de 7.534,25 puntos.
Un sondeo de YouGov situaba el apoyo de los conservadores liderados por Theresa May en el 43%, mientras que el de los laboristas de Jeremy Corbyn alcanzaba el 38%, frente al 44% y 35% que registraron respectivamente en la consulta precedente.
En este sentido, Michael J. Bell, analista de JP Morgan Asset Management, advierte de que los mercados habían asumido que los conservadores lograrían una mayoría amplia que les permitiría llevar a cabo lo que se conoce como 'Brexit duro', lo que provocó un 'rally' en la cotización de la libra.
Sin embargo, el experto apunta que en caso de no materializarse este escenario, incluyendo una victoria conservadora por menor margen del previsto, los mercados descontarían una menor probabilidad de un acuerdo de transición, que permitiera mantener el acceso al mercado único hasta uno o dos años después de 2019, así como una mayor probabilidad de "no acuerdo".
"En este escenario, el avance de la libra desde que se anunciaron las elecciones probablemente se revertiría", añade Bell, señalando que una libra más baja favorecería a las empresas que obtienen sus ingresos principalmente en el exterior y resultaría "positiva para el Ftse 100", aunque la renta variable de pequeña y mediana capitalización "se comportaría peor" por la perspectiva de la falta de acuerdo.
En caso de una victoria laborista, el analista de JP Morgan Asset Management apunta que "los mercados tendrían que digerir el plan de Corbyn de más impuestos corporativos, más gasto público y la nacionalización de varias empresas".