Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lluvias arruinan la cosecha de clementinas en Valencia

La humedad ha hecho estragos y la fruta podrida cubre el suelo de las plantaciones de clementina en Valencia. Toda una paradoja porque después de cuatro años de sequía es el agua lo que va a impedir que salga adelante el 80 % de la cosecha. Lo poco que queda en el árbol no merece la pena recogerlo y seleccionarlo. Más aun cuando los precios de mercado están muy bajos. Por si fuera poco, ahora llegará el sol,  que pondrá la puntilla a otras frutas, como el caqui. Según los cálculos de los agricultores, las pérdidas superarán los 100 millones de euros, por eso las asociaciones agrarias demandandan ayudas para el campo y campañas de fomento del consumo