Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia europea cree que los países han perdido competencia para dar protección adicional a DOP de vinos

Defiende anular la resolución que declara compatibles la marca 'Porte Charlotte' y la DOP Porto
El Abogado General español del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), Manuel Campos, ha concluido que los Estados miembros del bloque comunitario "han perdido la competencia para dar una protección adicional y reforzada a las denominaciones de origen protegidas (DOP) de vinos", al mismo tiempo que ha instado al TUE a anular la compatibilidad de la marca de la UE 'Port Charlotte' con la DOP Porto/Port.
Las conclusiones del Abogado General, que no son vinculantes de cara a una futura sentencia, se refieren al litigio que enfrenta al Instituto dos Vinhos do Douro e do Porto (IVDP) y a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) sobre la compatibilidad de la marca 'Port Charlotte' de una empresa británica como marca de la UE. En las mismas, Campos insta al TUE a anular una sentencia previa del Tribunal General y a admitir los recursos presentados por ambas partes.
En concreto, la EUIPO defiende que la sentencia falla al admitir que la protección de DOP se rige también por el derecho nacional y la IDVP cree que el tribunal erró considerar favorable la compatibilidad de la marca 'Port Charlotte' con la DOP Porto/Port.
Con respecto al primer recurso, el Abogado General cree que existe una diferencia entre las DOP y las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), por un lado, y las indicaciones geográficas simples , por otro. Así, Campos apunta que las segundas "obtienen su protección conforme al derecho nacinoal", pero las segundas están cubiertas por la normativa comunitaria y además "de modo exhaustivo".
En su opinión, en el caso de las DOP vinícolas, la legislación europea "ha agotado el ámbito de protección en aras de uniformar su régimen para todos los Estados miembros", por lo que añade que éstos "han perdido la competencia para dar una protección adicional y reforzada a las DOP de vinos" una vez que "gozan del estatus" que les reconoce el reglamento europeo pertinente.
En relación al segundo recurso, presentado por IDVP, el Abogado General considera que las razones que llevaron al Tribunal General a rechazar la existencia de un aprovechamiento indebido de la marca portuguesa "descansan sobre una base jurídicamente errónea". A su juicio, el Tribunal General "cometió un error de derecho al no valorar correctamente el alcance de la protección que corresponde a las DOP de vinos".
Además, concluye que la marca 'Port Charlotte', incluso "a falta de todo riesgo de confusión" con la DOP Porto/Port "puede evocar en la percepción de un consumidor europeo normalmente informado y razonablemente ateto los vinos protegidos por aquella DOP".