Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las inversiones británicas generan más de 160.000 puestos de trabajo en España, el 1% del total

La inversión directa británica generó 161.353 puestos de trabajo en la economía española en 2014, según un informe de la Cámara de Comercio Británica en España y Afi, que destaca que Reino Unido es el tercer país con mayor inversión directa en el país.
Estos puestos de trabajo directos e indirectos suponen un 1% del empleo total en España y el 8,5% de los creados por la inversión extranjera. En lo que respecta a la recaudación, la IED británica en España contribuyó con más de 6.100 millones de euros a las arcas públicas en 2014.
El informe concluye que el stock de Inversión Extranjera Directa (IED) proveniente de Reino Unido aumentó en 2014 por primera vez desde 2008, al alcanzar el 11,8% del total. Este cambio de tendencia se tradujo en más de 37.000 millones de euros, 7.300 millones más que el año anterior.
Prácticamente la totalidad de la IED de Reino Unido se centra en inversión productiva, ya que la que se realiza a través de compañías de tenencia de valores representó un 0,84%, según el informe.
En los últimos 23 años, Reino Unido ha invertido 66.300 millones de euros, el 14% del total de los flujos de inversión en España y el mayor volumen desde 1993. El flujo de inversiones medio es de 1.370 millones de euros al año, según el informe.
Durante los últimos años, la IED británica se ha diversificado sectorialmente y el stock se concentra en los sectores de las telecomunicaciones, el tabaco y el comercio mayorista.
En concreto, el tabaco, los establecimientos residenciales o el transporte aéreo la inversión británica llega a representar más del 96% del total de inversión extranjera directa. En telecomunicaciones, Reino Unido ha duplicado en 2014 su stock de IED, hasta los 14.260 millones de euros.
Por regiones, la inversión británica se concentra en la Comunidad de Madrid y Cataluña, aunque también es especialmente relevante en la Comunidad Valenciana y País Vasco.
LA RELACIÓN CON ESPAÑA ES "MUY FUERTE"
"Confiamos mucho en las relaciones bilaterales y comerciales entre los dos países, por lo que seguiremos trabajando por fomentar y crear las mejores oportunidades de negocio", ha señalado durante la presentación del informe el presidente de la Cámara Británica en España, Christopher Dottie.
El Embajador británico en España, Simon Manley, ha reconocido que este ha sido "un año complicado", pero que la relación comercial entre ambos países "sigue siendo muy fuerte". Respecto al 'Brexit', Manley ha afirmado que Reino Unido puede y debe "encontrar la manera de acordar una futura relación con la UE que proteja las relaciones entre empresas y personas".
"El libre comercio es la mejor herramienta de crear prosperidad económica, no es momento de poner muros. Durante la negociación con la UE, hay que aplicar sentido común y sensatez, poner dificultades solo provocará perdida de prosperidad en ambas partes", ha explicado el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, en la que ha sido una de sus últimas intervenciones en el cargo.
Por su parte, el presidente de Afi, Emilio Ontiveros, ha señalado que observar lo que ha pasado tras el 'Brexit' en los flujos de inversión es interesante porque "muestra cómo las empresas británicas han sorteado los obstáculos geopolíticos y han reforzado el compromiso inversor y reinversor en España".
EL 'BREXIT', CASI SIN EFECTO SOBRE LAS INVERSIONES
La incertidumbre generada tras el voto favorable al 'Brexit' en junio no alterará las inversiones británicas en España, ya que el 64% de las empresas británicas encuestadas afirma que no modificarán la inversión prevista en España y más de la mitad las aumentará en los dos próximos años para ampliar la línea de negocio y la productividad laboral. No obstante, cerca del 30% considera que sí afectará negativamente a sus inversiones.
A pesar de ello, casi todas las empresas apuestan por que a medio plazo se establezca un nuevo marco de relaciones económicas y comerciales entre España y Reino Unido que permita mantener estable los flujos de inversión británicos en España.