Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inversión directa extranjera en España crece un 22% en 2016, según la OCDE

La inversión directa extranjera en España alcanzó los 30.773 millones de dólares (28.281 millones de euros) en 2016, lo que representa un incremento del 22% con respecto al año precedente, según los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
De este modo, España se encuentra junto a EEUU, Reino Unido, Australia, Bélgica, Francia, Canadá y Países Bajos entre los únicos ocho países de la OCDE donde la inversión directa extranjera ha superado los 30.000 millones de dólares (27.568 millones de euros) en 2016.
Asimismo, España realizó inversiones directas en el extranjero por importe de 53.896 millones de dólares (49.527 millones de euros) entre los meses de enero y diciembre de 2016, un 7% menos que un año antes.
El país de la OCDE que experimentó un mayor flujo de inversión extranjera en 2016 fue EEUU, con 396.000 millones de dólares (363.905 millones de euros), por delante de Reino Unido, donde la inversión directa extranjera alcanzó los 253.700 millones de dólares (233.137 millones de euros), gracias a la compra de SABMiller por parte de AB InBev. En tercer lugar se sitúa Países Bajos con 67.300 millones de dólares (61.861 millones de euros)
Por su parte, los países que realizaron una mayor inversión extranjera en fueron EEUU, con 318.300 millones de dólares (292.576 millones de euros), por delante de Países Bajos, (173.585 millones de dólares o 159.557 millones de euros) y Japón (145.230 millones de dólares o 133.516 millones de euros).
Asimismo, la OCDE advirtió que los flujos globales de inversión directa extranjera cayeron un 7% en el conjunto del ejercicio, hasta 1,63 billones de dólares (1,5 billones de euros), aunque subrayó que todavía se encuentran por encima de los mínimos alcanzados en la crisis financiera.