Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ingresos de las empresas de recobro crecieron un 12,6% en 2015

La prestación de servicios de gestión de impagados generó un volumen de 625 millones de euros en 2015, lo que supone un crecimiento del 12,6% respecto al ejercicio anterior, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa.
Durante el pasado ejercicio también se incrementó la tasa de recuperación gracias al ascenso de la actividad empresarial y a la reducción del desempleo, lo que incidió positivamente en los ingresos derivados de la actividad.
En concreto, esta tasa se situó en un promedio del 8,3%, medio punto más que en 2014. Por otra parte, el volumen de deuda gestionada por empresas especializadas aumentó un 13% en 2015, alcanzando los 175.000 millones de euros.
Según el Observatorio Sectorial DBK, en 2015 se mantuvo la intensa actividad de compraventa de carteras de deuda, en su mayoría procedentes de entidades financieras, habiéndose registrado una treintena de operaciones por un valor total de unos 11.600 millones de euros.
De cara al futuro, serán las necesidades de saneamiento de balances las que impulsen a corto plazo la venta de carteras por parte de las entidades financieras. En este marco, se prevé que el volumen de deuda gestionada por empresas especializadas aumente en el período 2016-2017 alrededor de un 13-14% anual.
RADIOGRAFÍA DEL SECTOR
A finales de 2015 se contabilizaron unas 850 empresas dedicadas a la gestión de impagados. Cada vez son más los operadores que llegan al sector, atraídos por el notable aumento del volumen de negocio registrado en los dos últimos años, el incremento de la tasa de recuperación y las operaciones de compraventa de carteras de deuda.
El sector se encuentra formado por un alto número de pequeñas empresas, si bien se aprecia una creciente concentración de la oferta, de forma que las cinco primeras compañías alcanzaron en dicho año una cuota de mercado conjunta del 43,6%, mientras que las diez primeras reunieron el 56,5%.