Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hogares españoles gastaron 67.095,5 millones en alimentación en 2016, un 0,1% más

Desciende el consumo de aceite, leche líquida, derivados lácteos, carne, pescado, frutas frescas y pan
Los hogares españoles gastaron 67.095,5 millones en alimentación en 2016, lo que supone un incremento del 0,1%, según se desprende de los datos del 'Informe del consumo de alimentación en España 2016', elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.
En concreto, este gasto se produce por el descenso del 0,7% registrado en el consumo junto con un mayor precio medio de los alimentos (+0,8%). Así, los hogares españoles están dispuestos a pagar más por los alimentos y bebidas para el abastecimiento doméstico que hace un año, aunque esto no implique comprar más volumen.
El estudio muestra la importancia de los productos frescos en la alimentación de los hogares, que suponen el 41% del volumen total consumido y el 44,1% del presupuesto total destinado a la alimentación.
Por tipos de productos, los platos preparados crecen el 4,2%, las patatas (1,2%), la bollería, pastelería, cereales y productos navideños (0,6%) y los frutos secos (0,3%), mientras que el consumo de las legumbres se ha mantenido estable.
Sin embargo, en otros alimentos como el aceite (-0,5%), la leche líquida
(-2,2%), los derivados lácteos (-0,6%), la carne (-1,6%), el pescado (-3,1%), las frutas frescas (-1,2%), las hortalizas frescas, las frutas y hortalizas transformadas (-1,9%), el pan (-3%) y la pasta (-1,1%) se constata un descenso.
En cuanto a las bebidas, los datos muestran un aumento en el consumo de los vinos tranquilos con DOP, los vinos espumosos, incluido el cava, y gasificados con DOP, los vinos con IGP, el agua envasada, las bebidas refrescantes y las cervezas, y un descenso en el caso de los vinos sin DOP/IGP, las bebidas refrescantes, los zumos y néctares, y las bebidas espirituosas.
EL SUPERMERCADO, EL CANAL PREFERIDO PARA COMPRAR
Respecto a los establecimientos de compra, el supermercado se mantiene como el canal preferido por los españoles hacer la compra, representando el 45,1% de las compras de productos de alimentación. Las tiendas de descuento crecen un 4,6%, alcanzando una cuota en valor del 12,8%, mientras que los hipermercados y las tiendas tradicionales ven reducido su valor en comparación con 2015.
Sin embargo, los hogares españoles prefieren acudir al comercio especializado para adquirir productos frescos. La compra por Internet de productos de alimentación se sitúa en el 1,1% del volumen de las compras totales de alimentación para el hogar, por tanto, es un canal con alto potencial de desarrollo, teniendo en cuenta además su baja participación dentro de los productos frescos.
Asimismo, la calidad, la proximidad y la cercanía y los buenos precios aparte de las ofertas son los principales condicionantes de los hogares españoles a la hora de elegir dónde hacer la compra.
Durante el pasado año, el gasto en bebidas frías fuera del hogar ascendió a 8.477,63 millones de euros, que equivale a 1.977,68 millones de litros y cerca de 4.410 millones de consumiciones. Por categorías, el estudio constata un descenso generalizado en el consumo a excepción del agua que experimenta un crecimiento del consumo del 2,1.
De esta forma, el gasto total en bebidas frías asciende a 13.468,72 millones de euros, que equivale a 8.280,26 millones de litros y un consumo per cápita de 201,78 litros. Además, se constata que el 74,7% de los litros se ingieren dentro del hogar, siendo su proporción en valor de un 35,8%.
Las bebidas espirituosas y el tinto de verano son las categorías en la que el consumo fuera del hogar adquiere una mayor importancia respecto al consumo en el hogar, seguido por la cerveza, cuyo consumo fuera de casa está por encima de la media en el hogar.
SE REDUCE UN 6% EL DESPERDICIO ALIMENTARIO
Por otro lado, el informe muestra que durante el periodo comprendido entre octubre 2015 y septiembre 2016, los hogares españoles tiraron a la basura 1.245,9 millones de kilos de alimentos en condiciones de ser consumidos, lo que constata la concienciación de las familias en la lucha contra el desperdicio alimentario, ya que esta cifra supone una reducción del 6% respecto al período anterior, es decir, se tiraron a la basura 80,1 millones de kilos menos.
La proporción del desperdicio en los hogares españoles es del 4,3% sobre el total de alimentación comprado por los hogares españoles. El 85,6% del total de alimentos tirados a la basura se corresponde con alimentos sin procesar desperdiciados por los hogares tal cual los compraron.
El informe constata que frutas, verduras, hortalizas y pan son los alimentos que más se tiran a la basura. Por otro lado, el 14,4% del total de alimentos desperdiciados se corresponde con las recetas cocinadas por el propio hogar y tiradas directamente del plato o de la nevera.