Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pérdida de eficiencia en la relación entre vacantes y paro redujo un 31% el empleo en España, según BBVA

La pérdida de eficiencia en el proceso de emparejamiento entre vacantes y desempleados podría haber explicado entre un 31% de la caída del empleo y un 55% de la disminución del PIB en la fase más pronunciada de la crisis, según BBVA Research.
Así figura en un estudio sobre la curva de Beveridge --la relación entre el desempleo y la tasa de oferta de empleo-- entre los años 1980 y 2016, realizado por el servicio de estudios de la entidad, que concluye que la crisis económica supuso una pérdida de eficiencia del mercado de trabajo en España, como resultado de una reasignación sectorial de los factores productivos, si bien a finales de 2016 había recuperado las tres cuartas partes del desplazamiento producido durante la crisis en la relación entre el paro y la oferta de empleo.
El estudio muestra que hasta la segunda mitad de 2009 la tasa de desempleo aumentó y el parámetro de eficiencia de la ecuación de emparejamiento entre desempleados y vacantes disminuyó un 22,2%.
Durante cuatro años y medio, entre el tercer trimestre de 2009 y el cuarto de 2013, la curva de Beveridge se mantuvo relativamente estable, mientras la economía española se movía a lo largo de la misma, con un aumento del desempleo cíclico y una caída de la tasa de vacantes.
Con la recuperación a partir de 2014 se produjo un desplazamiento de la curva de Beveridge hacia el origen, de manera que a finales de 2016 había recuperado las tres cuartas partes del desplazamiento producido durante la crisis, con la consiguiente disminución de la tasa de desempleo.
En este sentido, BBVA Research explica que, aunque la reasignación sectorial no parece haber tenido efectos permanentes sobre la tasa de desempleo, sus efectos han sido "bastante duraderos y persistentes en el tiempo".
El estudio indica que los efectos han sido consistentes con la dinámica observada en los principales agregados macroeconómicos. En concreto, la pérdida de eficiencia en el proceso de emparejamiento entre vacantes y desempleados podría haber explicado entre un 31% de la caída del empleo y un 55% de la disminución del PIB en la fase más pronunciada de la crisis.
INFLEXIÓN GRACIAS A LA REFORMA LABORAL.
Según el análisis, el desplazamiento de vuelta hacia el origen sería compatible con algún tipo de cambio estructural o de política económica importante que podría haber impulsado una situación de mayor flexibilidad del mercado de trabajo.
En concreto, señala que la reforma laboral de 2012 aprobada por el Gobierno y la negociación colectiva durante estos años podrían estar detrás de este efecto.
Además, destaca que este retorno de la curva de Beveridge en España hacia la posición que ocupaba antes de la crisis financiera es un hecho diferencial que no se observa para el agregado de la Unión Europea.
TRANSFORMACIÓN TECNOLÓGICA Y DIGITAL.
El servicio de estudios de la entidad señala que la disminución de la tasa de desempleo estructural, con el consiguiente desplazamiento de la curva de Beveridge hacia el origen, es uno de los principales retos para la economía española.
En este sentido, apunta que la reducción gradual y sostenida del desempleo estructural puede verse "enormemente beneficiada" si se aprovechan las oportunidades que ofrece el proceso de transformación tecnológica y digital en curso.
"El uso de plataformas con información exhaustiva sobre todas las vacantes y demandas de empleo existentes, la colaboración publico-privada y el análisis de grandes bases de datos (big data) deben aprovecharse al máximo para identificar ofertas de interés, tanto para empresas como trabajadores, para anticipar necesidades formativas y para que el proceso de búsqueda y emparejamiento sobre el que descansa el mercado de trabajo sea lo más eficiente posible", subraya.
A su juicio, ésta debería ser una de las prioridades de las administraciones públicas españolas y de las instituciones europeas.