Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los directivos, preocupados por los efectos empresariales de un mayor control de europeos por el Brexit

Reino Unido le contesta por carta que no hay mandato para un pacto que acepte la libre circulación
La Asociación Española de Directivos (AED) trasladará su preocupación al Gobierno británico y a las administraciones e instituciones españolas implicadas en el Brexit, con el objetivo de defender los intereses de los directivos españoles que trabajan en Reino Unido, ha explicado su director general, Xavier Gangonells.
"Vemos con preocupación la voluntad de un mayor control del movimiento de ciudadanos europeos que expresa el Gobierno británico", ha afirmado la AED tras recibir respuesta a la carta que envió a finales de octubre el presidente de la asociación, Pau Herrera, a la primera ministra, Theresa May, en la que expresaba preocupación por las repercusiones del Brexit en los directivos españoles que trabajan en Reino Unido.
En la carta de respuesta consultada por Europa Press, el ministro para la salida de la UE, David Jones, sostiene que "no hay un mandato para un acuerdo que implique aceptar la libre circulación de personas de Europa", y destaca que el Reino Unido dejará la UE pero no Europa.
El director general de AED augura que "hasta que no se resuelva esta incertidumbre es muy posible y hasta probable que ello impacte en decisiones empresariales".
El ministro británico también expone que, en el proceso negociador del Brexit, su gobierno mantendrá las condiciones de los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido, siempre que los países comunitarios tampoco alteren la de los británicos, lo que AED ve "lógico".
Agrega que la salida de la UE ofrece al Reino Unido la oportunidad de negociar sus propios acuerdos comerciales a favor del libre comercio.