Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociaciones de consumidores piden al Gobierno no instalar los contadores inteligentes

Un operario instala los nuevos contadores electrónicos para el suministro eléctricoEFE

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), la Asociación General de Consumidores (Asgeco) y la Confederación Española de Consumidores y Usuarios (CECU) piden la "paralización" del Plan de Sustitución de Contadores de electricidad en una carta al Ministerio de Industria. Las asociaciones critican que los llamados contadores inteligentes solo aumentan los costes para los consumidores.

Las cuatro asociaciones han denunciado, en una nota de prensa, que la sustitución de los antiguos contadores de consumo eléctrico por unos nuevos e inteligentes "solo beneficia a las compañías eléctricas distribuidoras" y aumenta el coste para los usuarios, "sin suponer ningún beneficio" para los mismos.
La única "mejora" del cambio, para estas organizaciones, es que ya no habrá lecturas estimadas, es decir, desaparecerá "un problema que había sido creado por las eléctricas para evitarse el coste de las lecturas reales", aseguran.
Así bien, los nuevos contadores tienen la ventaja de poder emitir información en tiempo real, lo cual sería beneficioso para los consumidores, que podrían adaptar su consumo y ahorrar en el recibo de la luz; sin embargo, los usuarios "no tienen acceso a esta información".
Las asociaciones firmantes también se quejan de que este cambio supondrá un gasto de, aproximadamente, 1.000 millones de euros para la ciudadanía, y en vez de resultar eficiente para la población, "solo va a servir para ahorrar costes a las eléctricas", que no tendrán que enviar a técnicos que acudan a los domicilios a hacer lecturas o a cortar la luz.
Los primeros consumidores en hacerse con estos contadores inteligentes ya han mostrado su "malestar y rechazo" a las asociaciones de consumidores, que lamentan que se desaproveche el "potencial" de este tipo de contadores inteligentes, que podrían generar un modelo de consumo "eficiente y responsable".