Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La confianza social cae 6 puntos desde marzo, impulsada por el desprestigio de las instituciones políticas

La confianza social bajó 6,1 puntos en septiembre respecto al mes de marzo, hasta los 78,7 puntos sobre un total de 200, según los datos de la sexta edición del Índice de Confianza Social de Esade y La Caixa.
La mayor caída la experimentó la confianza de los españoles en las instituciones políticas, que se situó en los 38,3 puntos, lo que supone 19 puntos menos que en la anterior oleada de marzo.
De esta manera, la confianza de las personas bajó en ocho de los nueve indicadores que componen el índice de confianza social.
Los índices que bajaron en más de cuatro puntos son las instituciones económicas y empresariales (-10,3), la sanidad (-5,1), las prestaciones sociales (-6), las pensiones (-8,2) y las instituciones políticas (-18,7).
Las caídas fueron más moderadas en los índices de vivienda (-1,2) y educación (-1,5), mientras que el único indicador que mejoró respecto a marzo es el del mercado laboral (1,4 puntos más).
Con estas fluctuaciones, los únicos aspectos en los que se superó el umbral de confianza de los 100 puntos fueron el mercado laboral, con 105,2 puntos, y los medios de comunicación, con 103,4 puntos.
Le siguieron la vivienda (93,5), la educación (91,7) y la sanidad (84,9). Algo más lejos se situó la confianza en las prestaciones sociales (63,7), las instituciones económicas y empresariales (63,7), las pensiones (62,9) y las instituciones políticas (38,3).
Los resultados de septiembre constituyen la tercera peor puntuación de las seis que acumula el índice desde su lanzamiento en 2014, y confirma el descenso en la confianza social desde septiembre de 2015, donde se rompió con la subida ininterrumpida que registraba el índice desde un año y medio antes.
En cualquier caso, el informe de Esade refleja que los españoles esperan que en los próximos seis meses mejoren los indicadores relativos a instituciones políticas, económicas y empresariales, sanidad, educación, prestaciones sociales y medios de comunicación; mientras que prevén que el mercado laboral, la vivienda y las pensiones empeoren.