Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las obras de la conexión AVE Burgos-Vitoria acabarán en 2023, según De la Serna

Presenta nuevas alternativas para este trazado que reducen el coste de 1.536 millones inicialmente estimado
Las obras de la línea de Alta Velocidad entre Burgos y Vitoria, que garantizará la conexión de la 'Y' vasca con el resto de la red AVE, finalizarán en el horizonte de 2023, ajustándose así a los plazos estimados para el conjunto del proyecto de línea de Alta Velocidad que unirá las tres capitales vascas.
Así lo anunció el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras presentar la primera fase del estudio informativo del AVE para este tramo.
En este sentido, De la Serna indicó que se contemplan dos alternativas para este tramo, en ambos casos más baratas que la inicialmente diseñada, estimada en 1.536 millones de euros. La que finalmente se elija dependerá de la declaración de impacto ambiental.
El titular de Fomento ha explicado que el trayecto contempla dos partes diferenciadas debido a las características del terreno a la altura del término municipal de Pancorbo, donde convergen circunstancias como un parque natural y una orografía que obliga a la construcción de túneles y viaductos.
En este sentido, ha señalado que se prevén dos alternativas diferentes a las que se contemplaba en el informe redactado en 2015, una denominada 'centro' y otra 'oeste', que serán más económicas y supondrán una disminución de los tiempos de recorrido.
De este modo, Íñigo de la Serna ha explicado que se pasa de los 1.536 millones de euros previstos en el informe de aquel año a 1.374 millones de euros en el caso de la alternativa 'centro' y 1.241 millones de euros de la 'oeste'.
En estas propuestas se contempla una variante en el término municipal de Miranda de Ebro para evitar que los trenes que realicen esta ruta eviten atravesar el casco urbano del municipio, evitando a su vez el tramo de velocidad máxima de 90 kilómetros por hora que supondría esta opción.
VELOCIDAD MÁXIMA.
El titular de Fomento ha explicado, además, que otro de los cambios que incorpora el estudio informativo respecto al de 2015 es la velocidad máxima establecida, ya que entonces se preveía que fuese de 270 kilómetros por hora y ahora se prevé que se aumente hasta los 350 kilómetros por hora.
De este modo, se estima que el recorrido entre Burgos y Vitoria sea de 29 o 30 minutos, mientras que el trayecto de Madrid a Vitoria sea dos horas y cuatro minutos o de dos horas y cinco minutos, en función de la alternativa elegida.
AVE A BURGOS EN 2018.
Íñigo de la Serna ha aprovechado su presencia en la capital burgalesa para reafirmar, por otro lado, su compromiso de la llegada de la Alta Velocidad a Burgos en el segundo trimestre de 2018, si bien ha explicado que a partir de entonces se pondrá en marcha un periodo obligatorio de circulación en pruebas antes de comercializar la ruta.
En este sentido, ha explicado que de los ocho subtramos que comprenden el trayecto Venta de Baños a Burgos existen seis ya finalizados, el de la variante de la capital burgalesa ya en funcionamiento y en obras el de Estépar hasta Burgos, con un grado de ejecución del 90 por ciento.