Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez condena a Bankia a devolver cerca de 800.000 euros invertidos en la salida a Bolsa de 2011

El Juzgado de Primera Instancia número 55 de Madrid ha condenado a Bankia a devolver cerca de 800.000 euros a varias personas que invirtieron en la salida a Bolsa de 2011, al declarar la nulidad de los contratos de compra de acciones por vicio en el consentimiento.
La demanda fue planteada por abogados del Bufete Rosales en defensa de un grupo de personas que habían comprado títulos durante el debut bursátil de la entidad. De ese grupo, una parte desistió de la demanda por haber llegado a un acuerdo extraprocesal con el banco.
A mediados de febrero de este año, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri decidió abrir un proceso para devolver toda la inversión a los accionistas minoristas que habían participado en la salida a Bolsa más unos intereses compensatorios, una opción a la que se unieron parte de los reclamantes.
Los demandantes que no habían llegado a un acuerdo escrito con Bankia, continuaron con la causa en los tribunales, pero durante la tramitación del proceso el banco consignó en la cuenta del Juzgado las cantidades exigidas "en concepto del principal invertido en la suscripción de las acciones más sus intereses legales".
"La conducta de Bankia (...) debe considerarse como un allanamiento, pues ha consistido en consignar el principal reclamado más sus intereses legales, de lo que la propia demandada dio cuenta al Juzgado", señala la sentencia, que indica que la consecuencia final respecto a este grupo de demandantes es estimar la demanda y condenar a Bankia a restitución del dinero.
Los demandantes, por su parte, deberán devolver a Bankia los rendimientos que hayan percibido durante los años de vigencia del contrato por las acciones adquiridas y los títulos de éstas.