Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comité interministerial para el seguimiento de la huelga de la estiba mantiene una reunión

El comité interministerial que se constituyó hace unas semana para seguir los paros convocados por los estibadores de los puertos ha mantenido una reunión a primera hora de la mañana de este miércoles, coincidiendo con el inicio de la huelga de 48 horas.
El comité está compuesto por representantes de los ministerios de Presidencia, de Interior y de Economía, además de Fomento, y su objetivo es garantizar que se cumplan los servicios mínimos decretados ante la huelga.
El titular de Fomento, Íñigo de la Serna, difundió una imagen de la reunión celebrada este miércoles por el comité a través de su cuenta en Twitter.
La huelga afecta a uno de los sectores clave de la economía, el que garantiza la carga y descarga de los barcos en los puertos, las instalaciones por las que cada año pasan el 86% de los productos que entran en el país y el 60% de las exportaciones, en total, mercancías valoradas en unos 350.000 millones.
Los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento ante el paro garantizan el 100% de las operaciones de estiba para mercancías perecederas o peligrosas y para abastecer a las islas, Ceuta y Melilla.
Para el resto de servicios, fija el "porcentaje de servicios necesario para garantizar un rendimiento no inferior al 50% de una jornada comparable por horario, tipo de mercancía y terminal".
En su resolución de servicios mínimos, Fomento señala no obstante que "los efectos del cese de actividad en los servicios de manipulación de mercancías se propagan, a través del resto de la cadena logística, a toda la economía nacional, resultando particularmente gravoso para el sector industrial.
Así, el Ministerio alerta de que los paros provocan un "riesgo cierto" de que las fábricas españolas tengan que suspender su producción por falta de materias primas o por falta de espacio para almacenar productos si no los pueden exportar. Además, avisa también de "su repercusión en el comercio interior".