Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cocinero Jordi Cruz defiende que estudiantes trabajen sin cobrar en su cocina porque aprenden

Asegura que "ayudan" pero no son imprescindibles para la viabilidad del proyecto
El cocinero Jordi Cruz ha defendido este martes que los estudiantes de cocina realicen prácticas, conocidas como 'stages', en restaurantes de alta cocina sin cobrar, porque es un privilegio poder completar la formación de esta manera, ha explicado en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press.
Cruz ha matizado así las declaraciones que hizo a 'El Confidencial' a raíz de un artículo que criticaba los 'stages' de estudiantes de cocina en restaurantes con estrellas Michelin, trabajando largas jornadas y sin cobrar, ante lo que Cruz dijo que era "un privilegio".
El chef ha asegurado que no quería decir que trabajar sin cobrar sea un privilegio, sino que lo es poder formarse "al lado de grandes nombres de la cocina como Ferran Adrià y los hermanos Roca", y ha pedido diferenciar entre empleados y estudiantes.
14 COCINEROS Y SEIS ESTUDIANTES.
Preguntado por su restaurante Àbac, ha explicado que tiene 14 cocineros contratados y seis estudiantes en prácticas con convenio, a los que proporcionan "alojamiento en la parte alta de Barcelona y dietas", y que trabajan un máximo de cuatro horas al día si proceden de escuelas españolas y ocho si vienen de centros internacionales, según marca la ley.
El cocinero ha dicho que el trabajo de los 'stagiers' es importante pero, aunque contribuyen al funcionamiento del restaurante, no son imprescindibles para su viabilidad económica: "Tengo 14 cocineros para dar de comer a 50 personas, y pueden hacerlo perfectamente".
"Puedo trabajar tranquilamente con mis trabajadores y hacer el trabajo del Àbac sin la ayuda de estas manos. Pero si están, nos ayudan. Una cosa se nutre de la otra: yo te doy conocimientos y formación, y tú me ayudas a poder hacer un trabajo singular", ha dicho.
Por ello, no entiende que "personas como políticos y dirigentes de UGT" le hayan llamado esclavista, y les ha pedido que se informen mejor de las condiciones que hay en su cocina.