Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los camioneros temen que el Gobierno les cobre peaje en las autovías para reducir el déficit

Los camioneros temen que el Gobierno esté sopesando articular la denoninada 'Euroviñeta', el cobro de peaje a los vehículos pesados que circulen por las autovías, como una de las medidas para realizar el ajuste necesario para cumplir el con el objetivo de déficit público.
La patronal sectorial CETM manifestó en un comunicado su "total oposición" a una eventual medida de este tipo, que ya está en marcha en otros países europeos, ante informaciones aparecidas sobre la posibilidad de que el Ejecutivo sopese articular este peaje.
La asociación reivindica el carácter "estratégico" del transporte de mercancías por carretera, dado que "garantiza que el 85% de los productos que se consumen diariamente llegue a su destino de forma eficaz y a un coste competitivo".
Por ello, CETM considera asimismo que la medida perjudicaría de forma "inmediata" a la competitividad de la economía, "dificultando la exportación de productos", y que también tendría "consecuencias inflacionistas", dado que "incrementaría el precio final de todos los productos, lastrando así el consumo, un factor clave de la recuperación económica".
RECORTAR EN "AVE QUE NADIE UTILIZA".
Asimismo, la patronal considera "discriminatoria" la eventual medida, al afectar sólo a un tipo de vehículos, y estima que una medida "más coherente" para equilibrar las cuentas públicas sería "una política de reducción de gastos en proyectos faraónicos e innecesarios como líneas AVE que nadie utiliza o aeropuertos fantasmas".
Por todo ello, tras recordar que el transporte por carretera "es uno de los sectores que mayor carga fiscal soporta", CETM aseguró que reclamará al nuevo Gobierno un "trato equilibrado y justo, que facilite continuar prestando un servicio de calidad, flexible, puntual y sostenible".