Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La calidad del empleo en España es de las más bajas de los países de la OCDE

TrabajoReuters

La calidad del empleo que se genera en España se sitúa entre las más bajas de los países de la OCDE, a pesar de que el mercado laboral español ha evolucionado favorablemente en términos de cantidad en los últimos tres años al registrar una tasa de ocupados que ha aumentado en cerca de 1,5 millones y una tasa de paro que ha descendido en seis puntos porcentuales.


Según un estudio realizado por CaixaBank Research que recoge datos de la OCDE, España, teniendo en cuenta los ingresos, la estabilidad laboral y el ambiente de trabajo, se encuentra entre los 10 países que tienen peor calidad de empleo de los 33 países que integran la OCDE.
Aunque desde CaixaBank saben que "queda mucho camino por recorrer", apuestan, para que mejore la situación laboral en España, por la creación de políticas laborales que vayan encaminadas tanto a la cantidad del empleo como a la calidad.
Junto con España, países como Eslovaquia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal y Turquía son los que han registrado peores indicadores en dos de los tres factores que analiza la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Por el contrario, Noruega, Suiza o Dinamarca son los países en los que el empleo tiene más calidad.
Para CaixaBank, la mala posición de España en el ranking de los países desarrollados se debe al mayor impacto de la crisis en el mercado laboral español. Entre 2007 y 2013, España tuvo un peor comportamiento en el componente de estabilidad laboral y pasó de la posición 27 a la 32.
En el componente de ambiente de trabajo, España se sitúo en el penúltimo lugar, superada por Grecia. No obstante, en el informe de CaixaBank se apunta que "incluso antes de la crisis, cuando la tasa de paro se situaba en torno al 8%, la situación del mercado laboral en términos de calidad no era nada envidiable".
Concretamente, en comparación con Italia, Francia, Alemania y Dinamarca, España en lo relativo a los ingresos, la inestabilidad y la tensión laboral tenía la peor posición de los cinco países, tanto en 2007 como en 2013.
LA CALIDAD AFECTA A LA PRODUCTIVIDAD
La calidad del empleo influye tanto en la participación en el mercado laboral como en la productividad de los trabajadores e incide de forma directa sobre el desempeño macroeconómico de un país, según CaixaBank.
Por ello, cree que es "pertinente" explorar otras dimensiones que abarquen el tipo de contrato laboral o el grado de utilización de los recursos laborales en una economía.
Así, CaixaBank considera que el tipo de contrato puede afectar a la productividad, ya que los incentivos del empleado y del empleador de invertir en capital humano específico y formación son menores cuando el contrato es de corta duración.
Respecto al grado de utilización de los recursos laborales, la entidad apunta que si este está por debajo de su potencial se reduce la producción total de la economía.