Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 80% del aumento en la desigualdad de ingresos en hogares se debe a la disminución del empleo

Casi el 80% del aumento en la desigualdad de ingresos se debe a la disminución en la intensidad de trabajo en muchos hogares, según la 13ª publicación de 'Esenciales' de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que destaca la importancia de la recuperación del empleo para reducir la desigualdad.
Según el informe, España mantenía estables sus índices de desigualdad antes de la crisis económica, para convertirse en uno de los países donde más han crecido la desigualdad y la pobreza desde 2007.
El aumento de la desigualdad vino acompañado de la caída de la renta disponible de los hogares, que se derrumbó un 20% entre 2007 y 2013 y se mantuvo estable entre 2013 y 2014, según los últimos datos disponibles de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV).
Dado que el 75% de la renta disponible de los hogares procede de rentas del trabajo, la Fundación BBVA apunta al comportamiento del mercado laboral como responsable principal de la evolución de la renta y, por tanto, del incremento de la desigualdad.
En este sentido, el estudio explica que la desigualdad de las rentas de mercado es paliada por tres tipos de intervenciones públicas: las prestaciones sociales, los impuestos directos y la provisión de servicios públicos.
Las de mayor efecto redistributivo son las primeras (pensiones, prestaciones por desempleo y demás prestaciones sociales), en las que el gasto ha sido creciente durante los años de crisis.
Por el contrario, la Fundación BBVA advierte de que los impuestos directos muestran una capacidad redistributiva moderada, por lo que considera el sistema fiscal "insuficiente" para financiar determinados niveles de gasto público de forma sostenible en el tiempo.
MÁS GASTO EN SANIDAD Y EDUCACIÓN
En cuanto a la provisión de servicios públicos, el informe destaca sus "importantes efectos correctores" en la desigualdad, debido a que su finalidad es proporcionar niveles aceptables de calidad de vida con independencia del nivel de ingresos. Aún así, los dos servicios más importantes, sanidad educación, han sufrido importantes ajustes, por lo que su impacto redistributivo se ha reducido ligeramente en los últimos años.
En este contexto, la Fundación BBVA resalta la importancia no solo de la recuperación de empleo estable y de calidad para mejorar los niveles de renta de los hogares y reducir la desigualdad, sino además del mantenimiento del gasto público en servicios públicos fundamentales, como la sanidad y la educación, componentes "necesarios" para "preservar la equidad y la igualdad de oportunidades".