Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas ve un "paso decisivo" y dice que la recapitalización empezará en noviembre

Los bancos con déficit de capital deberán presentar planes de recapitalización

La Comisión Europea se ha felicitado este viernes por los resultados de la evaluación realizada por Oliver Wyman del sistema bancario español -que cifra en 59.300 millones de euros las necesidades de capital- por considerar que constituye un "paso decisivo" para reforzar la viabilidad y la confianza en el sector.
Los bancos que necesiten ayuda pública deben presentar a partir de ahora planes de reestucturación o liquidación ordenada, que deberán ser aprobados por el Ejecutivo comunitario.
La recapitalización del primer grupo de entidades, las nacionalizadas, con el préstamo de hasta 100.000 millones de euros de la UE comenzará en noviembre, ha indicado el Ejecutivo comunitario en comunicado.
"Las necesidades de capital de cada banco que se han dado hoy a conocer son un paso decisivo en el proceso de reestructuración y refuerzo de la banca española", ha dicho la Comisión en un comunicado.
El importe final del rescate bancario "se determinará en los próximos meses y se basará en los resultados" publicados este viernes.
La cifra definitiva "también reflejará las medidas que deban adoptar los bancos, como la venta de activos, otras medidas de reestructuración, el recurso a los mercados y la generación de capital a partir de instrumentos híbridos".
Además, el déficit de recursos propios de las entidades de crédito que reciban fondos públicos se ajustará como consecuencia de la transferencia de activos al banco malo, según ha destacado el Ejecutivo comunitario.
A partir de ahora, los bancos con déficit de capital deberán presentar planes de recapitalización, que deben ser aprobados por el Banco de España y la propia Comisión.
Las entidades que necesiten ayuda pública someterán sus planes de reestructuración o de liquidación ordenada a las autoridades españolas, que a su vez los notificará a la Comisión Europea para su aprobación con arreglo a las normas comunitarias en materia de ayudas públicas.
"Tras la aprobación de estos planes de reestructuración o de resolución ordenada, la recapitalización de un primer grupo de bancos está prevista para el mes de noviembre", ha dicho el Ejecutivo comunitario
La Comisión Europea ha participado activamente en este proceso de evaluación de la banca española, junto con el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).