Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 acuerdan un plan de acción ante los niveles "persistentemente altos" de préstamos dudosos

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han acordado este martes un plan para actuar ante los "niveles persistentemente altos" de los préstamos dudosos (NPL, por sus siglas en inglés), si bien han dejado de la lado la idea de crear un 'banco malo' europeo que asuma estos créditos tóxicos del sector financiero.
Las entidades bancarias europeas cuentan en la actualidad con más de 1 billón de euros en créditos improductivos, un nivel "histórico" que equivale a un 7% del PIB del bloque comunitario y a un 5,4% de todos los préstamos de las entidades europeas, según los datos ofrecidos por la UE.
Aunque las cifras por países son muy diversas y los niveles oscilan desde el 1% hasta el 46% en función de cada Estado miembro, con Chipre, Grecia, Italia y Portugal entre los más afectados.
"Son un problema para la industria bancaria y para el que hasta ahora se han definido soluciones principalmente nacionales", ha avisado el ministro de Economía estonio y presidente de turno del Ecofin, Toomas Töniste.
En periodos de crisis es normal que se infle el número de créditos morosos, pero lo habitual también es que esos niveles caigan tras la crisis, algo que no ha ocurrido en el caso de la UE, según razonan fuetes europeas. "En Europa ha durado el pico (de créditos morosos) y también está siendo muy largo el periodo decreciente", añaden.
Por ello, los ministros se han comprometido a promover medidas en cuatro áreas de actuación: mejorar la supervisión bancaria, reformar los marcos de insolvencia y recuperación de deuda, desarrollar mercados secundarios de préstamos improductivos y avanzar en la reestructuración del sector financiero.
Los créditos tóxicos son un obstáculo para la rentabilidad de los bancos y lastran la viabilidad de las entidades más afectadas, por lo que los 28 buscan soluciones "conjuntas" que permitan aliviar la situación y evitar que en el futuro se vuelvan a acumular niveles "incontrolables" de créditos morosos.
En cuanto a la propuesta de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), que a principios de año planteó la creación d un 'banco malo' con capacidad para adquirir hasta 250.000 millones de euros de créditos improductivos, los ministros la han rechazado.
A cambio, emplazan a la Comisión Europea a trabajar para presentar antes de final de año un "modelo" para la creación de bancos malos a nivel nacional, con principios comunes en cuestiones como el volumen de activos, reglas de valoración de activos, estructuras de capital apropiadas o criterios de gobernanza.
También apuntan en el calendario el verano de 2018, como plazo para que la Comisión Europea presente ideas para impulsar el desarrollo de mercados secundarios para los créditos tóxicos.