Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La actividad privada en la eurozona se modera en agosto

Billetes de EuroEFE

La actividad del sector privado de la zona euro se situó en agosto en mínimos de los dos últimos meses, según refleja el dato adelantado del indicador PMI compuesto, que bajó a 52,8 puntos desde los 53,8 del mes anterior, lo que sugiere un crecimiento del PIB de la eurozona de entre el 0,3% y el 0,4% en el tercer trimestre del año, tras el estancamiento de la economía de la región en el segundo trimestre.

En concreto, la expansión de la actividad del sector servicios en agosto habría caído a su nivel más bajo en dos meses con un PMI de 53,5 puntos desde los 54,2 de julio, mientras que en sector manufactureros el PMI bajó a 50,8 puntos desde los 51,8 del mes anterior, lo que supondría la peor lectura del dato en trece meses.
Una lectura del índice PMI superior a 50 puntos básicos indica expansión de la actividad en el sector, mientras que un resultado inferior a este umbral implica contracción.
"La economía de la zona euro siguió avanzando sostenidamente en agosto, mientras que la región parece recuperarse tras las recientes lecturas del PIB por debajo de las previsiones para la zona euro", destacó Rob Dobson, economista senior de Markit.
En este sentido, el experto señaló que la reciente lectura del PMI compuesto sugiere que la eurozona "sigue en vías de registrar un crecimiento de alrededor del 0,3%-0,4% en el tercer trimestre, un nivel que probablemente no estimulará ningún cambio significativo en el mercado laboral".
De hecho, los autores del informe aprecian indicios de que la modesta creación de empleo de los meses recientes se ha detenido en agosto y opinan que, junto a la débil recuperación, mantendrá toda la atención puesta en una potencial intervención del BCE.
"Sin embargo, lo más probable es que los responsables de la política monetaria permitan que los recientes esfuerzos de estímulo tengan más oportunidades de influir en la economía real antes de tomar nuevas medidas", añadió Dobson.