Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La actividad de las fábricas británicas alcanza máximos de dos años y medio por la depreciación de la libra

El crecimiento de la actividad del sector manufacturero de Reino Unido se aceleró en diciembre hasta su mejor nivel en dos años y medio, según el índice PMI, que se situó en diciembre en 56,1 puntos desde los 53,6 del mes anterior, según los datos facilitados por IHS Markit.
La mayor actividad de las fábricas británicas responde a la debilidad de la libra, que acumula una depreciación del 17% frente al dólar desde el Brexit, lo que ha incrementado el nivel de nuevos pedidos por parte de clientes extranjeros, al tiempo que la demanda doméstica también se ha fortalecido, aunque también ha incrementado los precios.
Los negocios de nuevas exportaciones se han incrementado por séptimo mes consecutivo y han registrado su segundo mayor avance desde principios de 2014, solo por detrás del dato experimentado en septiembre.
Por su parte, los niveles de producción y de nuevos negocios han repuntado considerablemente en el sector de bienes intermedios y en el de bienes de inversión, mientras que en los bienes de consumo el alza ha sido más modesta. Por su parte, los niveles de contratación en el sector fabril se ha acelerado hasta su mejor nivel desde octubre de 2015.
Con los datos acumulados durante los últimos meses, los autores del estudio estiman que la producción manufacturera de Reino Unido se está incrementando a un ritmo del 1,5%. "Un sólido avance que es sorprendente, dado el mediocre comienzo de año y la incertidumbre en torno al referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea (UE)", comenta al respecto al economista senior de IHS Markit, Rob Dobson.
"El impulso de la competitividad derivado del débil tipo de cambio ha sido sin ninguna duda un elemento clave del reciente cambio de rumbo, mientras que la participación del mercado doméstico en el incremento de nuevos negocios se ha mantenido en niveles sólidos", añade Dobson.
No obstante, el estudio también advierte de que los precios se han elevado por octavo mes consecutivo como consecuencia de la depreciación de la divisa británica.
"Los mayores costes de importación contribuyen al alza de los precios de venta con una tasa de inflación que se mantiene en los niveles más altos de la historia del informe", afirma el economista, que apostilla que el 75% de los fabricantes atribuyen los mayores costes a los tipos de cambio.