Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los accionistas de SABMiller y AB Inbev aprueban su fusión

La compañía resultante mantendrá el nombre de AB InBev
Los accionistas de la cervecera británica SABMiller han aprobado este miércoles con un gran respaldo la última oferta de compra planteada por Anheuser-Busch InBev (AB InBev) por 79.000 millones de libras (91.703 millones de euros) en lo que supone una de las mayores fusiones corporativas de la historia.
En concreto, la última propuesta de AB InBev, que incrementó su oferta de 44 a 45 libras por acción a raíz de volatilidad generada por el 'Brexit', ha sido respaldada por el 95,46% de los accionistas de SABMiller, según informó en un comunicado.
Asimismo, los accionistas de AB InBev también han votado este miércoles a favor de la operación en una reunión de accionistas en Bruselas, donde además han decidido conservar intacto el nombre de la compañía a pesar del proceso de fusión.
Una vez se complete la adquisición, AB InBev espera llevar a cabo un ajuste de plantilla que afectará "aproximadamente al 3% del total de la fuerza de trabajo" del grupo combinado tras la adquisición de la cervecera británica SABMiller, lo que podría suponer el recorte de alrededor de 5.500 puestos de trabajo.
Asimismo, AB InBev tiene intención de que la sede del nuevo grupo combinado siga estando en Lovaina (Bélgica), mientras mantendrá en Nueva York su oficina de gestión, lo que implicará la integración de las funciones de administración central de AB InBev y SABMiller y podría suponer pérdida de puestos de trabajo en la sede de la cervecera británica en Woking (Reino Unido) en un breve periodo tras el cierre de la transacción.
AB InBev llegó a un acuerdo para la compra de SABMiller en octubre de 2015, propuesta que fue revisada al alza durante el pasado mes de julio a raíz del voto británico favorable a abandonar la Unión Europea (UE) y la consiguiente depreciación de la libra.