Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los negocios de No Vida y Vida riesgo de las aseguras españolas moderarán su crecimiento en 2017

Los negocios de No Vida y de Vida riesgo de las aseguradoras españolas moderarán su avance en 2017 debido a la contención prevista en la tasa de crecimiento del PIB y la continuación del desapalancamiento moderado de las familias.
Así consta en el informe 'Panorama Económico y Sectorial 2017' elaborado por el Servicio de Estudios de Mapfre, que cifra en un 2,4% la previsión de crecimiento de la economía española para este año y en un 1,9% para 2018.
El estudio también insiste en que a pesar de la mejoría experimentada en 2016 --un ejercicio "favorable" para el sector asegurador en España--, la persistencia del entorno de bajos tipos de interés "continúa siendo un lastre" para los negocios de Vida ahorro y de rentas vitalicias tradicionales.
Las previsiones del servicio de estudios de Mapfre para el cierre de año adelantan un crecimiento superior al 4% agregado para el ramo de No Vida, representado en torno al 4,9% y 4,5% en los ramos de autos y salud, respectivamente.
"El ramo de Vida tuvo igualmente un buen comportamiento con un crecimiento en primas y provisiones técnicas que puede situarse en torno al 25% y al 5,9%, respectivamente, a diferencia de las caídas sufridas en años anteriores", explica.
EL IMPULSO DE LOS EMERGENTES
El director general del Servicio de Estudios de Mapfre, Manuel Aguilera, ha destacado que, a nivel global las primas del negocio global crecerán de media cerca del 8% entre 2016 y 2018 en términos nominales, siendo los países emergentes los que experimentarán un mayor crecimiento, próximo al 10%, frente al 6% que registrarán los desarrollados.
"En ambos casos, esto implica una aceleración del negocio asegurador tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes", subraya el informe, que precisa que el negocio de No Vida va a ser superior en los mercados emergentes.
A grandes rasgos, el sector asegurador se verá impactado por los bajos tipos de interés, por la depreciación de los tipos de cambio y por la volatilidad financiera, que afecta a las carteras de inversión ligadas a los seguros de Vida.
TENDENCIAS
Para los próximos ejercicios, el sector asegurador tendrá que estar pendiente al desarrollo y aplicación del 'Big data', a la llegada de nuevos jugadores no tradicionales, como puedan ser las 'insurtech', y a la ampliación de los canales de distribución.
Las compañías también tendrán que estar pendientes del uso de la tecnología en el negocio del automóvil y del Internet de las cosas, a los que deberán adaptarse; a los seguros basados en uso y a la gestión basada en apps.
Otros factores que influirán en su desarrollo futuro pasan por la adaptación de sus productos al cambio en los patrones demográficos, a los efectos del cambo climático, a los riesgos cibernéticos y a la convergencia regulatoria hacia modelos prudenciales basados en riesgo.
ESTIMACIONES MACRO
El estudio también reserva un apartado a la evolución de la economía de España y avanza que en los próximos ejercicios se corregirán algunos desequilibrios, como el desempleo, que se reducirá hasta niveles consistentes en una estimación de paro estructural (16% en 2018).
Los riesgos se encontrarán en las cuentas públicas, siendo el déficit corriente y la deuda pública los principales obstáculos para implementar medidas expansivas en la demanda.