Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Unión de Contribuyentes rechaza el nuevo canón digital al ser "un impuesto encubierto"

La Unión de Contribuyentes (UC) ha mostrado su "oposición frontal" a la introducción de un nuevo canon digital, al considerar que se trata en realidad de "un impuesto encubierto que gravará injustamente" la mayor parte de los soportes de memoria y de los aparatos electrónicos con capacidad de grabar, incluyendo cualquier teléfono móvil.
En un comunicado, la UC, que recuerda que el Gobierno acaba de aprobar un alza fiscal por valor de cerca de 8.000 millones de euros, denuncia que encarecer ahora artificialmente bienes de uso tan necesarios y generalizados constituye" un nuevo abuso sobre los ciudadanos", que ya pagan un Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) al comprar estos productos.
En esta línea, argumenta que el canon es un impuesto contrario a la ética más elemental, ya que esta norma invierte la presunción de inocencia vulnerando "flagrantemente" los principios más elementales del Derecho, al convertir a cada ciudadano en presunto copiador ilegal, sin pruebas, y al obligarle a ser él quien demuestre que ha hecho un uso profesional del producto para conseguir que se le reembolse el canon.
Además, añade que otro motivos por el que la imposición de este canon es contraria a la ética es porque lo pagarán solamente las personas físicas, como si estos aparatos y soportes no pudieran utilizarse para copiar cualquier tipo de contenido también cuando quien los compra es una empresa.
El presidente de la Unión de Contribuyentes, Juan Pina, ha incidido en que gravar un producto por el potencial uso indebido del mismo constituye "una clara injusticia" y ha denunciado que "tras una batalla de años, la sociedad civil ha perdido y el oscuro lobby de las entidades de gestión ha ganado, al conseguir que el Gobierno quite a los contribuyentes cerca de 100 millones de euros más para dárselos a ellas".