Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPA pide al Gobierno que escuche al campo y rechace el TTIP, que perjudicaría al sector primario

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha pedido al Gobierno que escuche el clamor de los agricultores y ganaderos españoles y se posicione en contra de tratados como el TTIP y el CETA, que perjudicarían al sector primario, según ha informado la organización agraria en un comunicado.
"La agricultura, la ganadería y la alimentación están siendo protagonistas de los debates sobre estos acuerdos, y la importancia de nuestro sector en España es enorme", ha explicado el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, durante la concentración que ha tenido lugar hoy en Madrid a las puertas de la sede de las instituciones europeas.
Desde la organización agraria han exigido a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, que "haga valer el peso del campo" en el Gobierno y consiga una postura de rechazo al TTIP que "es unánime en los sectores agrícolas y ganaderos" en España.
En concreto, los agricultores han recordado a García Tejerina, que se ha reunido este martes con el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, que debe mostrar firmeza en el rechazo a los ataques a camiones con productos españoles en el país galo.
Por otro lado, también le han demandado que exija a las multinacionales de la distribución de capital galo un cambio de actitud para proteger a los agricultores y ganaderos españoles "tal y como ya hacen con los franceses".
Los agricultores y ganaderos están "seguros" de que el modelo de producción de alimentos de Europa, basado en la sostenibilidad y en la agricultura familiar, estaría en peligro de prosperar estos acuerdos, por lo que reclaman el fin de estas negociaciones y la protección de un sector que genera riqueza y empleo, protege el medio ambiente y proporciona alimentos a millones de ciudadanos.