Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT considera que un pacto por la racionalización de horarios es "positivo" pero "insuficiente"

UGT considera que el Pacto de Estado para la conciliación y racionalización de horarios propuesto este lunes por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, es una oferta "positiva y necesaria" pero "insuficiente" para la conciliación de la vida familiar y laboral.
Para el sindicato, hablar de un pacto de estas características sin derogar la reforma laboral en primer lugar, "lesiva a todas luces para los trabajadores", resulta "utópico e incoherente".
En su opinión, el elevado volumen de trabajo a tiempo parcial, especialmente el involuntario, el alto número de horas extras sin contabilizar que realizan los trabajadores o la posibilidad que tiene el empresario de distribuir unilateralmente hasta el 10% de la jornada laboral anual suponen "escollos insalvables" para poder hacer efectivos estos planteamientos.
UGT reclama que la articulación de las medidas que se pongan en marcha para favorecer la racionalización de horarios debe darse en el marco de la negociación colectiva.
Para el sindicato, también la liberalización de horarios comerciales choca con la conciliación y la racionalización de jornadas. "Habría que preguntarle a la ministra de Empleo si al proponer estas medidas estaba pensando en todos los trabajadores del comercio o la hostelería que se vieron afectados por esta política aprobada desde su partido", añade.
Por ello, el sindicato considera "fundamental" que se promueva el desarrollo de una cultura empresarial con horarios de trabajo que permitan la conciliación y la generación de puestos de trabajo y se acuerde el desarrollo de políticas y acciones formativas a los empresarios encaminadas a dar un mayor valor al tiempo y a su gestión, junto con una mayor sensibilización de la sociedad.
En este sentido, UGT considera que la jornada de 35 horas permitiría reducir horarios y repartir el empleo en un momento en el que "hace más falta que nunca".