Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT cree que el cheque de 430 euros a 'ninis' es un mero compromiso político del Gobierno con Cs

UGT cree que la ayuda de 430 euros a jóvenes menores de 30 años que ni estudian ni trabajan en este momento y que está vinculada a un contrato de formación se corresponde más con "el compromiso político del Ejecutivo de dar cumplimiento a sus acuerdos de gobierno con Ciudadanos" que con el planteamiento de una estrategia integral para luchar contra el paro juvenil.
Así lo ha señalado el sindicato en un comunicado, donde también apunta que esta medida "no es útil" por "la falta de acercamiento del Gobierno con los interlocutores sociales". En concreto, UGT considera que la propuesta de combatir el desempleo subvencionando los salarios con recursos públicos europeos fomenta la precariedad de los jóvenes.
"Si el Gobierno busca mejorar la empleabilidad y la formación de la juventud, se debe trabajar para construir los canales para llegar a esa juventud y establecer medidas que activen al joven, que le ofrezcan salidas alternativas, y no simples complementos salariales que generen una brecha entre distintos jóvenes", según el sindicato.
No obstante, la organización sindical entiende la preocupación del Gobierno por cumplir "con sus obligaciones" tanto con Europa y por no desperdiciar la ayuda económica, aunque UGT cree que esto "no legitima al Gobierno para lanzar cualquier propuesta con tal de legitimarlo".
En esta línea, UGT ha afirmado que una muestra "de la precipitación en el anuncio y la falta de estudio sobre el impacto de la medida", es que para que realmente afecte a los 800.000 jóvenes, estimados por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, sería necesario destinar 6.200 millones de euros y no los 500 millones presupuestados.
Por ello, ha mostrado su escepticismo a las metas planteadas por la titular de Empleo y Seguridad Social y su posición "contraria a que se abone directamente un salario con dinero público solo a aquellos jóvenes que han podido acceder a esta medida, discriminando al resto que está demandando una oportunidad laboral y no se le concede".
UGT se ha puesto a disposición del Ejecutivo y le ha animado a ponerse a trabajar "inmediatamente y de manera conjunta" con los interlocutores sociales para "perfilar" las medidas que se puedan llevar a cabo y que sean "reales y beneficien a la juventud desempleada".
El objetivo debe ser, según el sindicato, el de reconstruir el sistema de Garantía Juvenil para llegar a todos los perfiles de jóvenes, que no se discrimine a ningún joven y para que se establezcan unos mecanismos de control y evaluación que identifiquen su verdadero impacto.