Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT califica de "injustificado y ofensivo" el 'triunfalismo' de la CE sobre el fin de la crisis

La Unión General de Trabajadores (UGT) considera "inaceptable" la exhibición de "autocomplacencia" realizada ayer por la Comisión Europea al cumplirse diez años del comienzo de la crisis económica, que ha transformado la vida de la ciudadanía europea y que ha afectado "gravemente" el proyecto comunitario, según ha informado en un comunicado de prensa.
Para el sindicato, centrarse "exclusivamente" en la progresión de los aspectos macroeconómicos y regulatorios, ignorando la situación de desempleo, precariedad, empobrecimiento colectivo, desregulación laboral, debilitamiento de las prestaciones y servicios del modelo social europeo, degradación de la calidad democrática y de la confianza de las instituciones, o la "radicalización" social creciente en algunos países de la UE, resulta "inadmisible", "injustificado" y "ofensivo" para la ciudadanía europea.
UGT encuentra "especialmente significativo" que la Comisión Europea, "promotora y ejecutora" de unas políticas de austeridad que han recaído sobre la ciudadanía europea provocando el incremento de las cifras de pobreza y exclusión social, y la desaparición de las clases medias, no haya incorporado en su balance de esta última década un reconocimiento al daño causado en la población europea que, según el sindicato, ha pagado con sus recursos y su nivel de vida las "fraudulentas" prácticas de los sistemas bancarios, y la "incapacidad" de los gobernantes nacionales y europeos para controlar los mercados de capitales, o para prever y prevenir la crisis.
El sindicato encuentra "especialmente preocupante" la elusión de las consecuencias sociales de sus políticas al negar su relevancia, y tacha de "inaceptable" que las instituciones europeas den por superada la crisis y que sus consecuencias en términos laborales y sociales dejen de tener la consideración de críticas para pasar a "crónicas".
UGT continúa defendiendo el fin de la austeridad y las leyes "de la vergüenza" que trajeron con ella, y propone las subidas de salarios, pensiones y subsidios en lugar de la devaluación salarial.